TAREA ESCOLAR: ¿ACTIVIDAD PARA HIJOS O PARA PADRES?

haciendo la tarea con mama

Las tareas son de gran importancia en la educación de nuestros hijos ya que los hace repasar y practicar lo que han aprendido en clase, prepararse para la clase del día siguiente, aprender a utilizar los diferentes recursos que tenga a su disposición, ampliar su aprendizaje al aplicar habilidades que ya han desarrollado en nuevas situaciones. La tarea también puede ayudar a que los niños desarrollen buenos hábitos de estudio y actitudes positivas ya que, suele enseñarles a trabajar de manera independiente y a alentar un sentido de disciplina interna y responsabilidad aprendiendo a distribuir su tiempo y prioridades.
Los primeros en darle importancia a la tarea debemos ser nosotros, los padres, ya que si nuestros hijos notan y perciben que la tarea es importante para nosotros imitarán nuestro comportamiento y les comenzará a resultar importante. ¿Cómo podemos demostrarles a nuestros hijos cuanto nos importa su tarea escolar? Lo primero que podemos hacer es poner un horario fijo para realizar. Luego, encontrar un lugar en la casa que sea tranquilo y no tenga distracciones que pueden llegar a perjudicar la concentración y atención de nuestros hijos. También es importante que estemos informados sobre el régimen o modalidad de tarea que tienen nuestros hijos para poder ayudarlos a organizarse y para recordarles su cumplimiento. Por último, podemos sentarnos a su lado para acompañarlos con sus deberes, realizando alguna actividad propia. De esta manera, nos observarán realizando “nuestros deberes” y podrán imitar nuestra atención, concentración, interés y esfuerzo. Cuando finalizan la tarea es importante que sientan que seguimos interesados en ella a pesar de que ya la hayan realizado, por eso es bueno que nos puedan contar de qué se trataba, si les resultó difícil o fácil o si algo quedó sin realizar. Esto también nos permitirá tener un cierto control o seguimiento sobre su rendimiento.

Pero, ¿qué pasa cuando no logran realizar las tareas y nosotros tampoco podemos ayudarlos? Ante estas situaciones lo mejor es comunicarnos con el docente para que tenga conocimiento de la dificultad que las tareas le presentan a nuestro hijo y así poder trabajar en conjunto para no generarle una sensación de continua frustración y “un mal gusto” por las tareas.

Por lo tanto, las tareas escolares son actividades que deben ser realizadas por los niños pero sin duda deben ser guiadas por nosotros, los padres.

Anuncios

CUADERNO DE COMUNICACIONES: EL “WHATSAPP” ENTRE LA FAMILIA Y LA ESCUELA.

cuaderno de comunicaciones foto

El “cuaderno de comunicaciones” es un canal de comunicación entre las familias y la escuela. Se trata de un cuaderno que si bien manipulan los niños, comunica información o inquietudes a las familias y que éstas deben encontrar como espacio privilegiado para hacer llegar sus dudas, pedidos y sugerencias. También es importante saber que el interlocutor es la familia, que sus integrantes necesitan recibir y dar comunicaciones claras, amables.

Es por eso que como docentes debieramos repensar cuánto tiempo destinamos a hacer ‘notitas’ y cuánto se estimula a las familias a expresarse a través de este medio. Muchas veces los responsables de las familias se encuentran impedidos para escribir, es por eso que debemos estar advertidos de la realidad familiar de cada alumno y de las posibles dificultades de lectura y/o escritura que puedan llegar a presentar, a fin de buscar modalidades más adecuadas para comunicarse.

Para los padres es importante saber lo que está pasando con sus hijos durante el día en la escuela y para los docentes y directivos, también es importante comunicar lo que le sucede a los niños en ellas. Sin duda, la comunicación entre el hogar y la escuela es uno de los factores más importantes y necesarios en el desarrollo de las buenas relaciones entre los miembros de las instituciones educativas y las familias. Pero muchas veces, debido a horarios de trabajo muy ocupados, la falta de tiempo y los problemas de transporte, son limitadas las oportunidades para reunirse en persona con los padres. Por eso, acudimos más de una vez a escribir y contar a través del cuaderno de comunicaciones lo que les sucede a los niños.

Para mantener una buena comunicación con los padres es importante tener en cuenta algunas cosas:

• Revisar los cuadernos diariamente.
• Contestar las notas que envien los padres de manera diaria.
• Dejar acentado la fecha en la cual escribimos o contestamos una nota.
• Dirigir la nota a la persona que la leerá.
• Redactar la nota de manera coordinal.

Otra cuestión que tenemos que tener en cuenta para lograr una efectiva comunicación con la familia es que, además de las notas institucionales, podemos escribir en los cuadernos otras cuestiones que a los padres les genere interés a la hora de leer el cueaderno. Pero, ¿qué otras cosas podemos comunicar?

A continuación les acercamos algunos consejos para mantener o generar el interés de los padres a la hora de leer el cuaderno de comunicaciones:

• Algo que el alumno hizo por primera vez en la escuela o algo que está empezando a hacer de manera más regular.
• Algo que notemos que le provoca ansiedad o angustia al alumno.
• Algo físico que le haya ocurrido. Si algo le cayó mal especificar de qué bebida o alimento se trata.
• Alguna situación de conflicto durante la clase, recreo, comedor u otro lugar.
• Resaltar situaciones o actitudes que hayan sido positivas por parte del alumno.
• Escribir felicitaciones sobre logros personales o grupales.

EL DEPORTE EN LA VIDA DE NUESTROS HIJOS

deporte nadando

Son muchos los deportes que pueden elegir nuestros hijos. Pero como padres, siempre queremos estar informados acerca de qué beneficios específicos brindan cada deporte.
A continuación te acercamos una lista de deportes y lo que cada uno le permite desarrollar al niño:

Básquet y fútbol: son deportes de equipo que desarrollan la velocidad, la resistencia, la coordinación de movimientos, las reglas, el respeto al adversario y el trabajo en equipo. Se recomienda iniciarse a partir de los 5 años.

Natación: suele ser el deporte más adecuado para niños de muy corta edad. Mientras el niño no tenga edad suficiente para jugar a otras actividades, el agua se presenta muy accesible, ya que no hace daño, mantiene su peso y puede desplazarse por sí mismo aunque todavía no se mantenga en pie en tierra firme. Esta actividad presenta muchos beneficios ya que, los bebés desarrollan toda su psicomotricidad en el agua. Aquí aumenta su equilibrio, los reflejos y se enriquece la seguridad en sí mismo.

Ciclismo: es idóneo para desarrollar la resistencia cardiovascular del niño y reforzar sus músculos y las articulaciones de sus miembros inferiores. Es a partir de los 4 ó 5 años cuando los niños están en condiciones de aprender a montar en bicicleta.

Judo y kárate: son deportes de combate, que desarrollan la fuerza, la flexibilidad y el equilibrio. Permiten a niños hiperactivos canalizar su energía y agresividad. Les enseña a defenderse, por lo que les aporta confianza y seguridad. Favorece la disciplina y el respeto por el adversario. Puede comenzar a practicarse a partir de los 5 años, en el marco de una práctica lúdica.

Gimnasia rítmica, acrobática, artística o aeróbica: es un deporte muy completo que permite un desarrollo armonioso de todo el cuerpo. Se recomienda comenzar su entrenamiento a partir de los 3 años, siempre y cuando los padres estén informados de que esas clases no son de gimnasia específica, si no clases de psicomotricidad, dónde se trabajan las aptitudes de coordinación de forma lúdica.

Tenis: desarrolla la coordinación, la resistencia, la velocidad. Agudiza los reflejos y mejora la concentración. Se puede empezar a pelotear a partir de los 5 años en canchas de dimensiones adaptadas a niños pequeños

Danza: existen diferentes tipos y disciplinas. Es uno de los deportes más completos en cuanto que ejercita armónicamente todo el cuerpo. Desarrolla la flexibilidad, el sentido del ritmo, la coordinación de los movimientos, etc. Inculca disciplina y autocontrol. Pueden iniciarse a los 3 ó 4 años de edad.

ENSEÑANZAS DE PELÍCULA

viendo peli

Winter, el delfín.

Está inspirada en la increíble historia real de una valiente hembra de delfín llamada Winter y las personas generosas que aunaron sus fuerzas para salvarlla vida.
Mientras nada en libertad, una joven delfín se ve atrapada en una trampa para cangrejos, con graves consecuencias para su cola. Perder la podría costarle la vida a Winter. Será necesaria toda la pericia de un entregado biólogo marino, el ingenio de un brillante médico experto en prótesis, y la devoción inquebrantable de un niño para que pueda producirse un milagro; un milagro que puede no solo salvar a Winter, sino que también puede ayudar a cientos de personas en todo el mundo.
Esta película alienta el trabajo en equipo y la perseverancia. También genera valentía y esperanza para millones de personas —tanto con discapacidades como sin ellas—, por la asombrosa historia de recuperación y rehabilitación.

Nanny McPhee

Esta película trata sobre una niñera de aspecto curioso con poderes mágicos que entra en el hogar del viudo Sr. Brown y de sus siete insoportables hijos. Dirigidos por Simon, el mayor, los malcriados niños han conseguido ahuyentar a diecisiete niñeras y están convencidos de que Nanny McPhee tampoco será un problema. Pero al hacerse cargo de la situación, empiezan a ver que su mal comportamiento tiene rápidas, mágicas e inesperadas consecuencias.

Curiosamente, a la par que cambia el comportamiento de los niños, también lo hace el aspecto de Nanny McPhee.
Esta película nos hace pensar en la importancia de cumplir con las reglas, en no juzgar por el aspecto y en la relación entre los hermanos.

Frozen

En esta película, una profecía condena a un reino a un invierno eterno. Así que Anna se ve obligada a unirse a Kristoff, un audaz hombre de las montañas, y emprender un viaje épico en busca de la Reina de la Nieve para poner fin al gélido hechizo. Anna y Kristoff harán frente a temperaturas extremas propias del Everest, a criaturas místicas y lucharán contra los elementos en una carrera contrarreloj para salvar al reino de la destrucción más absoluta.
Esta película nos hace reflexionar acerca de la relación de los hermanos y sobre las emociones que cada uno tenemos y cómo manejarlas.
Estas son algunas de las películas que les brindan a nuestros hijos algún lindo mensaje, valor o enseñanza, pero hay muchos más.

peli 3 frozen peli 2 Manny peli 1 winter

ECHEMOS UN VISTAZO A LOS OJOS DE NUESTROS HIJOS

anteojos con marco

Los oftalmólogos dicen que los niños no saben que es ver mal porque solo tienen su propia experiencia visual  y no comparan su visión con otros compañeros. Es por eso, que somos nosotros los que tenemos que estar atentos a los diferentes síntomas o signos que nuestros hijos presenten. Pero, ¿cuáles son los síntomas que pueden llegar a tener?

  • sea torpe a la hora de jugar.
  • se canse enseguida de ver cuentos.
  • presente dolor de cabeza.
  • se queje de no ver bien el pizarrón de la escuela.
  • retraso en el aprendizaje de la lectura.
  • cambie letras y números.
  • pierda la atención más fácilmente que sus compañeros.
  • parpadea excesivamente o guiñe los ojos con frecuencia.
  • se acerca mucho al papel cuando lee o adopta una posición viciosa de la cabeza.
  • le pican los ojos.

¿Por qué puede necesitar usar anteojos?

El sistema visual de los niños está en crecimiento y desarrollo, especialmente durante los primeros 5 a 6 años de vida. Los anteojos pueden jugar un rol muy importante para asegurar el desarrollo normal de la visión. Las principales razones por las que un niño puede necesitar anteojos son:

  • Proveer una visión mejor, de esa manera el niño puede desenvolverse mejor en su ambiente.
  • Ayudar a enderezar los ojos cuando ellos están cruzados o no alineados.
  • Ayudar a fortalecer la visión de un ojo débil. Esto puede ocurrir cuando existe una diferencia en la graduación entre los dos
  • Proveer protección para un ojo si el otro ojo tiene poca visión.

¿Cómo hago para que mi hijo use anteojos?

La mayoría de los padres que hemos visitado un consultorio oftalmológico y nos han dicho que nuestro hijo precisa usar anteojos, hemos tenido esa pregunta. Y la mejor respuesta que muchos hemos escuchado, es que la mayoría de los niños que realmente necesitan anteojos los usan sin problema alguno ya que, con ellos ven mucho mejor. Puede suceder que al principio algunos niños muestren cierta resistencia al uso de anteojos, pero es necesario que como padres alentemos su uso con una actitud positiva. Una de las maneras de alentar a nuestros hijos a utilizar anteojos es comprarlos de manera conjunta y que sean ellos los que elijan el color, el tipo de anteojo o el estuche. Esto los hará sentirse partícipes de la elección del objeto que los acompañará todos los días para ver el mundo mucho mejor.

TDAH, TOC Y TOURETTE: TRASTORNOS Y SÍNDROME NO TAN DESCONOCIDOS.

 Síndrome de Tourette

 ¿Qué es el síndrome de Tourette?

El síndrome de Tourette es un trastorno neurológico caracterizado por movimientos repetitivos, estereotipados e involuntarios y la emisión de sonidos vocales llamados tics. Los primeros síntomas se observan casi siempre a partir de la niñez, iniciándose entre los 7 y 10 años de edad. Si bien tanto hombres y mujeres pueden ver se afectados por este síndrome, los varones se ven afectados con mayor frecuencia que las mujeres.

¿Cuáles son los síntomas?

 Los síntomas del síndrome de Tourette son tics. Estos se pueden clasificar en:

  • Simples: son movimientos repentinos, breves y repetitivos en lo cuales están involucrados un número limitado de grupos musculares. Algunos de los tics simples más comunes incluyen el parpadeo y otros gestos visuales poco comunes, muecas faciales, encogimiento de hombros y sacudir la cabeza o los hombros. Las vocalizaciones sencillas también son tics simples y, pueden incluir el aclarar la garganta repetidamente, olfatear, resoplar, gruñir o hacer ladridos.
  • Complejos: son patrones de movimientos específicos que abarcan varios grupos musculares. Estos pueden incluir muecas faciales combinadas con torcedura de la cabeza y encogimiento de hombros. Otros movimientos pueden parecer deliberados, incluyendo el olfateo o manoseo de objetos, saltar, brincar, agacharse, retorcer o doblar el cuerpo. Los tics vocales más complejos incluyen emitir palabras o frases.

Los tics a menudo empeoran cuando la persona está excitada o padece de ansiedad y se atenúan durante la realización de actividades calmadas o que requieren de concentración. Algunas experiencias físicas pueden provocar los tics o aumentarlos.

¿Cuál es el mejor ambiente educacional para los niños con el síndrome de Tourette?

Aunque los niños con el síndrome de Tourette a menudo se desempeñan bien en una clase sin necesidades educativas especiales, algunos problemas con el aprendizaje, el déficit de atención con hiperactividad, síntomas obsesivo-compulsivos y frecuentes tics tienden a interferir gravemente con su rendimiento escolar o integración social. Luego de realizar diferentes tipos de estudios, los estudiantes que padecen el síndrome deberían aprender en un entorno educacional que satisfaga sus necesidades individuales. Los estudiantes pueden necesitar profesores particulares, clases especiales o muy pequeñas y en algunos casos, escuelas especializadas.

Todo estudiante con el síndrome de Tourette necesita un ambiente tolerante y compasivo que lo anime a trabajar al máximo de su potencial y que sea lo suficientemente flexible para adaptarse a sus necesidades individuales. Este ambiente puede incluir un área privada para el estudio, rendir exámenes fuera de la clase del resto de sus compañeros e incluso exámenes orales en aquellos casos en que los síntomas del niño interfieren con su habilidad para escribir. Los exámenes sin límites de tiempo reducen el estrés para estos estudiantes.

 

TDAH

¿Qué es el TDAH?

El trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad es un trastorno del comportamiento bastante frecuente, ya que se estima que afecta a entre el 8 y el 10% de los niños en edad escolar. Los niños son más propensos que las niñas a padecerlo.

Los niños con TDAH actúan sin pensar, son hiperactivos y tienen problemas de concentración. Pueden entender lo que se espera de ellos pero tienen dificultades para completar las tareas, ya que les cuesta estarse quietos, prestar atención y atender a los detalles.

Es evidente que todos los niños (especialmente los más pequeños) se comportan de este modo en algunas ocasiones, sobre todo cuando están nerviosos o excitados. Pero la diferencia entre este comportamiento y el TDAH es que en este trastorno los síntomas están presentes durante un periodo de tiempo más largo, afectan a diferentes ambientes o contextos e impiden que el niño se desenvuelva adecuadamente con sus amigos, en la escuela y en su casa.

¿Cuáles son los síntomas?

El TDAH se divide en tres categorías o subtipos, cada una asociada a un patrón de comportamiento característico:

  1. De tipo inatento, entre cuyos signos se incluyen los siguientes:
  • incapacidad para prestar atención a los detalles o tendencia a cometer errores en los trabajos escolares u otras actividades por simple descuido.
  • dificultad para mantener la atención de forma continua en las tareas o en los juegos lúdicas.
  • aparentes problemas de audición.
  • dificultad para seguir instrucciones.
  • problemas de organización.
  • desagrado y/o tendencia a evitar las actividades que requieren esfuerzo mental.
  • tendencia a perder objetos, como juguetes, cuadernos o deberes escolares.
  1. De tipo hiperactivo-impulsivo, entre cuyos signos se incluyen los siguientes:
  • gestos o movimientos repetitivos que denotan nerviosismo o intranquilidad.
  • dificultad para permanecer sentado.
  • tendencia a correr o trepar de forma excesiva.
  • dificultad para jugar tranquilamente.
  • habla excesiva o descontrolada.
  • dificultad para esperar el turno o guardar fila.
  • tendencia a interrumpir o a inmiscuirse.
  1. De tipo combinado, que incluye una combinación de los dos tipos anteriores y es el más frecuente.

¿Cuál es el mejor ambiente educacional para los niños con TDAH?

 

Aunque puede ser un verdadero desafío educar a un niño con TDAH, es importante recordar que los niños que padecen este trastorno no son “malos”, no “intentan hacerse ver” ni se portan mal a propósito. Los niños diagnosticados con TDAH tienen dificultades para controlar su comportamiento, a no ser que reciban medicación y/o tratamiento conductual.

Por eso, es importante tener en cuenta estas cuestiones a la hora de enseñarles a niños que padecen TDAH :

  • Reducir las distracciones mientras el niño está en clase.
  • Utilizar una carpeta donde figuren los deberes del niño para favorecer la comunicación entre padres y maestros.
  • Dividir las tareas en porciones más reducidas.
  • Dar refuerzo positivo.
  • Enseñar buenos hábitos de estudio.
  • Supervisar al niño.
  • Ser sensible a los aspectos relacionados con la autoestima del niño.

 

TOC

 ¿Qué es el TOC?

El trastorno obsesivo compulsivo es un trastorno de ansiedad, en el que los niños presentan generalmente obsesiones y compulsiones, aunque no siempre se dan estas dos características, sino sólo una.

¿Cuáles son los síntomas?

 

Los síntomas son la presencia de obsesiones y compulsiones repetidas que causan intenso malestar psicológico e interfieren en la rutina, la escuela, las actividades sociales y las relaciones familiares del niño que lo padece.

Las obsesiones son ideas, impulsos o imágenes mentales recurrentes que el niño tiene sin querer y que le producen mucha ansiedad.

Las compulsiones son comportamientos repetitivos: lavarse las manos, ordenar, asegurarse de cosas; o acciones mentales: contar, repetir palabras o rezar. El niño se siente empujado a hacer estas acciones para reducir la ansiedad que le genera el objeto de su obsesión.

¿Cuál es el mejor ambiente educacional para los niños con TOC?

Los niños con TOC a menudo se desempeñan bien en una clase sin necesidades educativas especiales. Sin embargo, los síntomas obsesivos-compulsivos que padecen estos niños, suelen interferir con su rendimiento escolar y su integración social. Por lo tanto, es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

 

Actividades o pruebas:

  • Conceda más tiempo para finalizar los ejercicios, actividades o pruebas.
  • Realizar las pruebas en un lugar distinto, con descansos durante la realización de los exámenes. En algunos casos, puede ser necesario que el alumno haga oralmente el examen.
  • Utilizar pruebas de preguntas de elección múltiple, o de banco de palabras, será un tipo de evaluación que le permitirá demostrarle a usted lo que realmente sabe.

Escritura:

  • Si el alumno presentan rituales compulsivos cuando escribe, conviene limitar el volumen de sus ejercicios manuscritos.
  • Si tomar apuntes resultara un problema, el alumno podría acudir a grabar directamente las clases o el docente podría organizarse para pasarle un esquemade los apuntes.
  • Si las compulsiones del alumno no se dispararan al usar un teclado y si al tomar un lápiz y papel, el alumno podría utilizar una computadora escribir los apuntes.
  • Si el alumno tiene rasgos perfeccionistas, no reforzar inconscientemente el problema, hacienda un elogio al alumno por la “perfección” de su trabajo y pacte con el alumno la cantidad de veces que puede rehacer el trabajo.

 

Lectura:

  • Si el alumnos presenta rituales compulsivos en la lectura, es conveniente limitar el volumen de la lectura o fraccionarla en varios trozos. Si esto no alcanzara una adaptación podría ser la de utilizar libros grabados o grabarles el material para que lo puedan escuchar o contar con alguien que le lea en voz alta.

Actividad social:

  • Esté atento a los problemas con los compañeros o a las bromas o acosos asociados con los rituales compulsivos.

 

  • Converse en privado con el alumno cuando no se encuentre “paralizado” para idear algunas “salidas airosas” que él o usted pueden utilizar para ayudarle a salir del aula sin llamar la atención de sus compañeros.

 

  • Analice la posibilidad de conceder al alumno un “permiso permanente” para que pueda usarlo para salir de la clase sin que él o ella llame la atención, si necesita hablar con la asesora o darse un paseo que le ayude a “desbloquearse”.

 

Para obtener más información o realizar alguna consulta acerca de estos trastorno y síndrome se pueden comunicar con el centro CITA (teléfono: 4803-2477).

LAS REGLAS DEL JUEGO

Boy playing chess, selective focus

 

La palabra “regla” según el diccionario tiene múltiples definiciones. Sin embargo, muchas de ellas remiten al concepto de organizar, ordenar, establecer, disponer e indicar. Por lo tanto, la idea de establecer una regla no es por un simple capricho, sino que es para generar un orden, indicar como se realiza algo u organizar una situación.

Todo juego para poder ser jugado tiene que tener reglas y además, deben ser respetadas, ya que sino, nadie podría jugar. Imagínense el ajedrez sin reglas o sin respetarlas: moveríamos las piezas en cualquier sentido, jugarían la cantidad de personas que quisiéramos, cualquier pieza comería a cualquiera y no habría ganador o, como no hay reglas, capaz habría muchos ganadores.  Evidentemente los juegos sin reglas serían un CAOS.

Jugar a diferentes tipos de juegos con nuestros hijos no sólo nos permite trabajar el respeto de las reglas sino también, diferentes actitudes tales como: la paciencia, ser tolerantes a perder, respetar al compañero, la comunicación, la honestidad y por sobre todo disfrutar del juego por el simple hecho de querer jugar y no de querer ganar.

Pero, ¿cómo hacemos para poner en práctica esto? Una buena forma es aprovechar el fin de semana para compartir un tiempo con nuestros hijos y jugar algún juego. Junto a ellos elegimos un juego como: las damas, el backgammon, el ajedrez, el monopoly, el juego de la vida, el jenga, el quién es quién, el juego de la oca, el ludo, etc. Luego, buscamos el mejor lugar de la casa para jugar; la mesa del living, la del comedor o el piso. Una vez que hayamos preparado todo, si no conocemos las reglas del juego las leemos y si ya lo hemos jugado varias veces simplemente las refrescamos. Es de gran importancia que las reglas sean claras para que no haya problemas ni confusiones. Durante el transcurso del juego debemos intentar que los chicos recuerden las reglas y las cumplan y, así puedan notar la importancia de ellas y la consecuencia de no respetarlas.

Enseñar a nuestros hijos la importancia de respetar las reglas de los juegos nos permite trabajar el valor que tienen “otras” reglas de la vida cotidiana como las de la convivencia familiar, las de la casa y las de la escuela. Las reglas claras evitan discusiones, enojos y malestar. Si consideramos que son importantes y necesarias para poder jugar un juego, cómo no vamos a creer que son importantes para la vida y para los diferentes roles que tienen que “jugar” nuestros hijos: hermanos, primos, alumnos, sobrinos, nietos, etc.