La importancia de la postura corporal

sentarse bien

Diariamente el niño enfrenta:

Posturas estáticas sostenidas: por largos periodos y muchas veces con control postural insuficiente.

Posturas deficientes en relación a la altura de mesas/sillas.

Mala postura frente al uso desmedido de dispositivos tecnológicos: como netbooks, tablets y celulares donde se generan hábitos posturales que en los esqueletos inmaduros, sumado a la poca actividad física, se vuelve caldo de cultivo para problemas de columna

Tensiones musculares de tipo emocional como enfrentarse a nuevos compañeros o docentes, el inicio del año, el aprendizaje de nuevos procesos como la lectoescritura.

Mayor sedentarismo, dado que en algunas zonas los chicos caminan poco o se perdieron hábitos de juego al aire libre (jugar en la vereda, andar en bicicleta).

Dolores musculares asociados al crecimiento: muchos chicos sobre todo en nivel primario pueden sufrir dolores vinculados al aumento de la talla, debido a que el crecimiento óseo y muscular se dan de manera alternada y muchos dolores tendinosos pueden generarse por este proceso.

¿Qué estrategias se podrían implementar sin ser expertos del movimiento?

Crear pausas activas cada 40 minutos (sin necesidad de salir al recreo, movimientos de hombros, cuello manos).
Observar la relación altura escritorio con la silla o banco (tal vez con almohadón o caja en pies se compense).
Generar desde el área de educación física no solo la actividad lúdica sino introducirlos tempranamente en estiramientos y movimientos de rango articular.
Trabajar con elementos: las pelotas de tenis pueden ser una herramienta muy práctica, siempre la zona de los omoplatos y espalda baja son zona de tensión. Acostarse en el piso panza arriba y ubicar una pelota en los puntos de dolor, acompañado de movimiento circulares alrededor de la pelota son muy efectivos para disminuir molestias.

 

Anuncios