¿Tarea para el hogar? 15 minutos de revisión.

la tarea escolar

Los chicos pasan en la escuela muchas horas del día, especialmente los que hacen jornada completa. Allí aprenden de todo un poco: nuevos saberes, procedimientos, movimientos, artes, estrategias, cálculos.

Cuando llegan a su casa están cansados mentalmente, quieren jugar, mirar la tele, usar la compu, salir a pasear o hacer alguna otra actividad que los distienda y relaje.

Pensar en volver a abrir un libro, revisar la carpeta, hacer una tarea o practicar resulta para muchos un Anti-Programa. ¡Y mucho más si esa tarea demanda 2 horas más de estar sentado frente a un libro!

Y entonces, surge la inquietud como padres de pensar hasta dónde hace falta que el chico siga estudiando cuando estuvo casi nueve horas en situación de aprendizaje.

Frente a este dilema tenemos que ser criteriosos y según la particularidad de cada niño evaluar una estrategia apropiada que le permita fortalecer su aprendizaje en un tiempo acotado.

Una buena propuesta son los “15 minutos de revisión” cada día, tiempo suficiente para aquel que estuvo atento en la escuela, comprendió el aprendizaje, repasa lo visto, completa algo que le quedó pendiente o necesita asegurarse de que puede solito realizar lo mismo que hizo grupalmente en clase.

Para estos quince minutos hace falta, en los primeros grados, que los adultos estén presentes para organizarlos. Esto implica: mirar juntos en el horario las materias que tuvo, releer lo que hizo ese día en el cuaderno o carpeta e indagar, pero sin ser pesados, sobre la tarea realizada: ¿Te pareció fácil? ¿Qué te gusto de esto que aprendiste? ¿Por qué queda siempre incompleto?

¿Cuáles son las ventajas de revisar 15 minutos lo realizado en el día?

Si estos 15 minutos de revisión se implementan desde los primeros grados, los chicos adquieren un hábito de estudio, fundamental durante su trayectoria escolar.

Revisar contenidos en un tiempo acotado hace que la tarea no se vuelva “chiclosa” y que en vez de convertirse en una tortura, afiance una aprendizaje y por ende la seguridad del niño frente a su desempeño.

Estos 15 minutos contribuyen a verificar el aprendizaje de manera individual porque los niños ya no cuentan con el recurso de copiarse la ejercitación del compañero o del pizarrón.

Por otra parte, este rato representa un diagnóstico de la situación escolar de los chicos. Es posible descubrir si en clase trabaja o se la pasa paveando, si tienen dificultades en todas las áreas o simplemente en una, si disfrutaron de lo aprendido y cómo lo hicieron.

Por último fortalece el vínculo familiar al poder compartir lo vivido durante tantas horas del día. Por eso, en este aspecto, les aconsejamos que sean creativos para lograr que este rato, en vez de convertirse en tiempo de lucha, sea un espacio de complicidad, escucha de las opiniones y gustos y acompañamiento en las necesidades.

Anuncios

¿Cómo organizar la biblioteca?

biblioteca dibujitos

Es importante tener un registro de los libros que tenemos.

Primero que nada podemos presentarlos de una forma distinta: de frente, es decir mostrando la tapa en lugar de mostrar el lomo del libro. De esta manera los chicos pueden ver sus tapas, descubrir sus títulos, interesarse por sus dibujos o simplemente elegirlos porque les gustó el color ¡es válido elegir un libro porque simplemente les gustó el color!

Según pase el tiempo, la colección de libros irá creciendo, del mismo modo que sus gustos irán variando.

Para que encuentre fácilmente el libro podemos:

  • colocar los librospor formas,
  • géneros (cuentos, adivinanzas, aventuras, misterio, etc.),
  • autores,
  • editoriales,
  • alfabético,
  • personajes…

No es necesario, si el espacio es pequeño, que todos los libros estén exhibidos. Podemos, por ejemplo, tener al alcance aquellos que se relacionen con los temas que se están trabajando. Por ejemplo animales: hacemos una selección de todos los que hay en el aula; ya sean de poesía, de investigación, cuentos, etc., y los exhibimos.Y dejamos en otro sector, o para otro momento, el resto. Así podremos ampliar los conocimientos, generar inquietudes, compartir intereses, sobre eso que estamos trabajando en ese período.

Podemos decorar los estantes donde reposan los libros, confeccionar separadores para agruparlos, o tarjetas. Por otra parte, en el mismo espacio podemos exhibir sus dibujos o escritos como otro elemento decorativo más.

Por último, algunas ideas disparadoras:

  • Encontrar en la biblioteca un libro envuelto, sin saber su nombre, y abrirlo para descubrir de qué trata.
  • Entrar a la biblioteca y encontrarnos con una adivinanza y descubrir de qué libro se trata.
  • Trabajar durante un mes con libros que tengan que ver con viajes, poesías, arte, música.
  • Poner música instrumental o clásica para acompañar la lectura.
  • Hacer un momento de lectura compartida con otros alumnos, donde los más grandes le lean a los más pequeños y viceversa.
  • Dramatizar un cuento.
  • Recibir a los chicos con pequeños fragmentos de cuentos y armar otros a partir de esos fragmentos.
  • Diseñar carteles que nos cuenten que esta semana por ejemplo, habrá un momento de poesía.

 

 

¡Qué los cumplas FELIZ!

cumpleaños feliz

A partir de los 4 años ya comienzan a dimensionar la palabra cumpleaños: la asocian con mucha gente, torta, soplar velitas, regalos, piñata, comida distinta, diversión, alegría, sorpresa. Como algunos ya empiezan a ir al cumpleaños de sus amigos van descubriendo distintos tipos de festejos y en general todos están buenísimos y ellos quieren tener el mismo cuando sea su cumple.

Pero el significado sigue siendo uno, solo que cambia la forma de celebrar este acontecimiento social que varía según las costumbres de cada lugar, contexto escolar y familia.

Con el pasar de los años, entre festejos y festejos, los niños van proyectando sus expectativas y deseos para el próximo cumple. Tantas son a veces esas expectativas que se vuelven una presión para los padres que se sienten en la obligación de pensar en cómo satisfacerlos.

¿Qué dificultades tenemos los papás a la hora de organizar el festejo del cumpleaños y cómo podemos solucionarlo?

Querer invitar a todos los compañeros da la sala o grado pero no tener lugar en la casa o no querer que la casa sufra las consecuencias del paso de tantos niños. Se puede festejar en una plaza/parque/canchita e invitar a algunos papás para que ayuden.

Que el cumpleañero no sea ni tan chico y ni tan grande, esa edad en donde nada parece resultarles. Se puede festejar invitando al cine o a comer a un lugar “copado”.

No querer hacer lo mismo que el año pasado por temor a que les aburra. A veces animarse a hacer lo mismo resulta distinto para los chicos porque lo ven con otra mirada; o vuelven a festejar los mismos chistes del animador porque les siguen pareciendo graciosos, u otras veces ni se acuerdan.

El encuadre de los procesos de enseñanza y aprendizaje hoy – Presentación cuaderno E3 cuadriculado grande –

Charla a cargo de la Licenciada Ana Wilkinson (A.W), psicóloga educacional y asesora pedagógica externa en colegios.

  • Introducción

Cuando hablamos de eficacia, no nos referimos únicamente a resultados, sino a un proceso integral en el que se atiendan las necesidades generales de los chicos y se busquen técnicas de enseñanza innovadoras para potenciar la capacidad cognitiva de los alumnos más allá de contenidos puntuales.

Las claves para la educación del siglo XXI

(Fuente: Fundación Telefónica)

  • La consolidación de un modelo de Educación afianzado en los retos que plantea el siglo XXI requiere el pase definitivo de una sociedad tradicional e industrial a una sociedad creativa e innovadora.
  • El objetivo es educar, enseñar y aprender preparando a las futuras generaciones para una mejor inserción a un mundo laboral en constante transformación.
  • Con el foco puesto, además, en la reducción de las brechas educativas, económicas, sociales y tecnológicas, la finalidad de educar en igualdad e inclusión social, a través de un modelo que defiende una educación en competencias a lo largo de toda la vida.

Nuevas competencias

La nueva sociedad 3.0 demanda individuos creativos, emprendedores, críticos, competentes en las TIC, autónomos y emprendedores, que se adapten fácilmente a los ambientes laborales.

  • Los docentes deben adaptarse a un mundo cambiante y deben formar a sus alumnos con la premisa de no saber qué les deparará el mañana, pero ofreciéndoles los recursos necesarios para que éstos puedan adaptarse a una sociedad versátil, que exige todo el tiempo aprender y desaprender.
  • Es necesario que los Gobiernos inviertan más recursos en el ámbito educativo para contribuir a la evolución de la sociedad, dando paso a nuevas formas de aprendizaje adaptado a la era digital.
  • La creatividad y la innovación son puntos clave para lograr un aprendizaje aumentado en pos de construir nuevos modelos educativos, organizados e interactivos.

Alejandro Piscitelli, filósofo argentino especializado en nuevos medios, señala que tenemos que diseñar espacios de aprendizaje que inviten a inventar, donde lo importante no son las cosas en sí sino las relaciones entre ellas. Ser innovador no es generar un producto nuevo sino remezclar cosas y pensamientos para darles nuevas utilidades.

Por su lado, la Dra. Judi Harris, especialista en el uso de las tecnologías educativas K-12 y el desarrollo profesional para educadores en la integración de tecnología, plantea que, para llevar a cabo inserciones eficientes de tecnologías en educación, es vital que exista una hibridación entre tres aspectos: dominio de los contenidos curriculares, conocimientos pedagógicos y dominio tecnológico de las herramientas.

El nuevo enfoque para la enseñanza de la Matemática

Hace algunas décadas empezó a constituirse en Francia una comunidad y una nueva disciplina científica que convertía en objeto de estudio los fenómenos y procesos relacionados con el aprendizaje y la enseñanza de la Matemática e, incluso más ampliamente, con la circulación de los conocimientos matemáticos. Durante años estas cuestiones habían sido terreno de prescripciones o de aplicaciones directas de la psicología a la educación. A la luz del análisis de las críticas a la enseñanza clásica o del fracaso de las reformas de los años sesenta, la Didáctica de la Matemática nacía como un nuevo campo disciplinar.

Así, en el enfoque actual, hay un acuerdo en torno al proceso de enseñanza-aprendizaje que plantea que los niños no son únicamente receptores de la información que acumulan, sino que aprenden modificando ideas anteriores al interactuar con situaciones problemáticas nuevas.

Los problemas constituyen la base del trabajo matemático, ya que permiten proponer nuevos desafíos y durante cierto tiempo se constituyen en objeto de estudio. Se parte de la idea de que es necesario que los alumnos se enfrenten a nuevas y variadas situaciones que promuevan procesos constructivos a partir de la exigencia de poner en juego conocimientos que pudieran estar disponibles.

Este proceso exige elaboraciones y reelaboraciones sucesivas que pueden propiciarse desde la enseñanza apuntando a un acercamiento progresivo desde los conocimientos de los alumnos hacia los saberes propios de la Matemática.

  • Se basa en la premisa de desarrollar en los niños cuatro competencias fundamentales:

– Resolver problemas de manera autónoma

– Comunicar información matemática

– Validar procedimientos y resultados

– Manejar técnicas eficientemente

  • El desarrollo cognitivo está ligado a la interacción que surge al confrontar ideas y estrategias de solución.
  • La Matemática se convierte en una herramienta para los niños al enfrentarlos a numerosas situaciones que les generan retos donde se ven involucrados sus conocimientos previos.
  • El aprendizaje en Matemática no se centra únicamente en saber para aplicar, sino en la inclusión de situaciones didácticas que inviten a la reflexión y al arribo de diferentes soluciones para resolver problemas y formular argumentos que validen sus resultados.
  • El conocimiento teórico de las reglas, fórmulas y definiciones cobra importancia cuando el niño es capaz de aplicarlas hábil y eficientemente.
  • La memorización no es negativa, pero requiere de haber construido el conocimiento para el desarrollo de habilidades, actitudes y competencias.

 

 

Cómo era la enseñanza de la Matemática antes:

 

Cómo se enseña Matemática ahora:
– Memorística

– Repetitiva

– Dogmática

– El alumno era receptor

– No había interacción

– No se utilizaba material audiovisual

– La evaluación era cuantitativa

– Basada en la resolución de problemas

– Indaga en conocimientos previos

– A través de clases dinámicas y participativas

– Utiliza temas de la vida cotidiana

– El enfoque es por competencias y constructivista

– Se centra en el alumno

– La evaluación es cualitativa

  • El enfoque actual está aunado al constructivismo, basado en el desarrollo de competencias.
  • Tiene por objetivo presentar en el aula actividades que impliquen desafíos para los alumnos y los inviten a reflexionar y desarrollar argumentos propios que validen sus resoluciones.
  • Se trabaja en equipo y se confrontan ideas.

 

Los cuadernos escolares en el proceso de enseñanza

  • Los cuadernos escolares deben fortalecer el conocimiento académico a través del trabajo cotidiano que queda plasmado mediante su escritura.
  • La escritura que se realiza en los cuadernos escolares puede servir para explicar los procesos meta cognitivos individuales y grupales, y evaluar el desempeño escolar y establecer metas futuras de desarrollo personal
  • Los cuadernos constituyen un instrumento de trabajo en un contexto metodológico dado. Son los modelos didácticos los que determinan el uso que hacen de estos cuadernos, tanto para el aprendizaje como para las investigaciones de la enseñanza.
  • Se pretende que el alumno desarrolle autonomía mediante la reflexión sobre su propio aprendizaje, y para ello, el recurso más importante es el cuaderno escolar.
  • Los cuadernos reflejan tanto las instrucciones del profesor como las respuestas de los alumnos, y son por lo tanto, el medio que más se emplea para facilitar el aprendizaje, registro y control de las actividades realizadas por los niños.
  • Mejorar el aprendizaje implica incidir sobre los factores que lo atraviesan y facilitan. Para ello, el cuaderno es el documento base por excelencia, donde quedan plasmadas las ideas, logros y procesos de los estudiantes.

 

Nuevo cuaderno Éxito E3 cuadriculado grande

Éxito presenta su nuevo cuaderno E3 cuadriculado grande: Viene en colores rojo, verde y azul y trae 48 hojas.

  • En el primer ciclo se establece una relación de los alumnos/as con el aprendizaje más sistemático de la Matemática. Los niños ingresan con un bagaje de conocimientos matemáticos determinado, muchos de ellos, producto de sus experiencias e interacciones sociales fuera de la escuela o vinculadas a su paso por el jardín de infantes. Es necesario tratar de recuperar dichos conocimientos y evitar las rupturas, tanto con lo aprendido en el nivel inicial como con los conocimientos que los niños/as construyen constantemente en su vida social.
  • Un eje característico del primer ciclo lo constituye el estudio de los números naturales. Una primera cuestión estará dada por la posibilidad de uso y exploración de todos los números, sin límite en el tamaño, a partir de los diferentes contextos en los que se usan números. Se propone que este trabajo se desarrolle a partir de los conocimientos numéricos que los niños/as pudieran disponer a propósito de sus experiencias sociales, la circulación o la sistematización en el nivel inicial. Simultáneamente se busca profundizar en el estudio de una porción de estos números, en función del año de escolaridad, a la luz de problemas que demanden leer, escribir y comparar cantidades.
  • En este sentido, surge la necesidad de un cuaderno cuadriculado más grande, ya que se utiliza más la descomposición de los números para los cálculos, además de un mayor volumen de escritura para explicar para explicar los procedimientos utilizados que luego llevarán a la construcción de los algoritmos que todos conocemos.
  • Además, como los niños tienen el sistema óculo – motriz desarrollado, en los dos primeros grados se sugiere usar hojas cuadriculadas de 1 cm para contener la dimensión esperable y el cuadriculado 0,5 x 0,5 a partir de los 9 años.

Ranking de peinados, peines y cepillos.

peinados

En el ranking de “los peinados” sin duda sobresalen las mamás habilidosas que se divierten armando trenzas para un lado o para el otro, medias colas, torzaditas… Luego están las que se dan maña y aplican en las hijas más chicas, que todavía no son tan críticas como las mayores, algún peinado sacado de un videito de facebook o tutorial de youtube. Finalmente vienen las que “no nacieron con el don y la paciencia para peinar”, que se esmeran por lograr una colita sin “montañitas” pero no obstante sorprenden con lo último en accesorios para potenciar la simpleza del peinado: vinchas, hebillitas y moños.

En el ranking de los peines, el más querido, es el de dientes separados y gruesos que con disimulo y sin tanto sufrimiento deja el pelo visualmente prolijo. Lo sigue el peine común, que con ayuda de la crema enjuague cumple con su cometido y deja el pelo desenredado. Luego viene el peine que no te abandona nunca: los dedos. Entre los menos está el peine de dientes flojos y el peine de hotel. Entre peine y peine está el más odiado pero eficiente: “el peine piojero”. El que detestan tener que usar las mamás pero sobre todo las chicas de pelo corto o largo, fino o grueso, seco o sedoso.

Entre los cepillos, el más amado es el que usamos para lustrar el pelo, el que cada cepillada se traduce como un mimo. Luego lo sigue el cepillo de fantasía y tan anhelado por las chiquitas de entre 1 y 2 años el cepillo de dientes “para pelo”. Entre los menos, está el cepillo pinchudo que deja surcos en el cuero cabelludo y ese que siempre se sale en el mínimo nudo y hay que estar volviéndolo a poner.

¡Con o sin habilidad para el peinado, qué lindo es ver a nuestras hijas peinadas y contentas con sus trenzas, colitas, moños y vinchas!

¡Alerta: niño suelto corriendo por la calle!

nino-entre-autos

Es muy común que los más chiquitos salgan del jardín con ganas de correr con sus amigos, jugar un ratito más en la vereda, empujarse y conversar. Los adultos, entre un saludo con una mamá o el maestro, puede pasar ver que  el niño se aleja corriendo. ¡Alerta!

Por el desarrollo físico y psíquico, característico de la edad, lo más probable es que los niños sean imprudentes en la vía pública. Es por eso que los mayores son quienes deben velar por la seguridad, educándolos vialmente. El “efecto ejemplo” es clave en la formación del niño.

Aunque parezca raro, ya desde los 2 años es posible iniciar al niño en las reglamentaciones del tránsito desarrollando en él la conciencia de su participación en el fenómeno de la circulación y los riesgos existentes. ¿Cómo? A través de sus sentidos: que sus ojos vean mejor, que sus oídos oigan mejor. Percibir el medio ambiente e identificar las distintas situaciones peligrosas ayuda a prevenir.

La formación de hábitos y actitudes viales puede considerarse entre los 2 y 5 años, cuando el niño ha avanzado en su desarrollo psicomotor, social y afectivo. Ya puede caminar con seguridad, sus sentidos están suficientemente desarrollados y ya perciben y comentan las conductas de los conductores o peatones. ¡Igualmente, esto no quiere decir que puedan manejarse solitos por la calle! Porque a esta edad también quieren comenzar a experimentar lo prohibido hasta entonces, no distinguen bien entre lo que ven realmente y lo que se presenta, y suelen actuar de manera inmediata, audaz, espontánea e imprudente.

Entonces… ¿qué le podemos enseñar los papás a los niños de esta edad? Conductas muy simples, sin detenerse en la teoría de la norma ya que esto excede la capacidad de entendimiento del niño.

Que los niños deben ir siempre de la mano.

Que hay que cruzar cuando el semáforo lo indica por la senda peatonal.

Que antes de cruzar hay que mirar para ambos lados.

Que deben caminar entre el adulto y la pared.

A partir de los 5 años aproximadamente ya se puede comenzar con una enseñanza oral y con el mismo ejemplo mudo porque ya puede entender indicaciones simples sobre la circulación, reflexionar y asimilarlas.

¿Cómo le podemos enseñar a partir de esta edad?

Podemos pedirles que den su opinión frente a problemas de tránsito como ¿por dónde es conveniente cruzar? ¿Qué te parece que significa esa señal? ¿Qué pasa si se te cae la pelota en la calle y viene un auto? Y luego nosotros reforzar la respuesta con una explicación sencilla y adecuada a la edad.

De camino a la escuela.

a-la-escuela

El medio de transporte que cada uno utiliza para llegar a la escuela se adecua a las posibilidades de los adultos, edad de los niños y madurez, al contexto que los rodea, a las experiencias vividas y hasta las propias inseguridades personales.

El camino presenta dificultades y aprendizajes. En él los chicos viven experiencias nuevas donde deben resolver en el instante, como un accidente, un paro de transporte, un extraño que les conversa… Por eso, todo aquello que nosotros los adultos les hayamos enseñado se pone en juego para darles mayor seguridad sobre cómo proceder en cada caso.

Cuando la escuela está cerca las dificultades son menores porque sólo basta con acercarlos caminando o mirarlos desde la puerta de la casa si hace falta. Llevarlos de la mano desde chiquitos es un modo de mostrarles nuestra protección ante algunas situaciones como la salida de autos en un estacionamiento o el final de la vereda.

Pero, cuando la escuela está lejos, se presenta un tramo donde, si no podemos llevarlos personalmente, debemos confiarlos a otra persona que a veces conocemos y veces no: el conductor de transporte escolar o del transporte público, un padre de otro alumno que lo pasa a buscar o el familiar que está desocupado que lo puede llevar.

Confiar en otro ya cuesta porque estamos delegando el cuidado de un hijo y mucho más cuando no lo conocemos. Por eso es bueno conversar con ellos sobre cómo les fue en el camino, cómo los trató el conductor, los otros niños o las personas con las que viajó. Luego el tiempo ayudará a relajarse un poco.

Si se van solos, debemos confiar en ellos mismos y su madurez para comprender los peligros de la calle. Si tenemos suerte de encontrar un compañero que viva cerca y sea responsable como él, mucho mejor. Igualmente lo llenamos de consejos que nunca se acaban y al principio le pedimos que nos manden un mensaje al celular cuando ya llegaron para quedarnos tranquilos.

Finalmente es importante no transmitirles miedos ni dejarlos ir o volverse de golpe solos. Es bueno acompañarlos las primeras veces hasta que ellos se sientan cómos y seguros y de a poco ir soltando las riendas.