LA BANDERA ARGENTINA

La Bandera

Belgrano fue un verdadero héroe. En sus apenas 50 años de vida fue estadista, economista, abogado, militar y como si fuera poco, el creador del mayor símbolo de pertenencia nacional: LA BANDERA.

Es que a pesar de haber sido elegido para llevar adelante varias misiones militares, nuestro admirado Belgrano era un defensor acérrimo de la independencia de los pueblos y de los hombres. O sea, era un argentino y patriota con todas las letras.

Todos conocemos desde chicos la historia de la Creación de la Bandera, aprendimos que el Gral. Belgrano participó de la Revolución de Mayo, que peleó en varias batallas, que llevó adelante hazañas como el Éxodo Jujeño y hasta sabemos de su muerte sumergido en la pobreza, pero lo que no conocemos son todas aquellas contrariedades que atravesó hasta que el gobierno aprobara la creación de nuestra insignia patria. Al respecto, citamos un fragmento de la carta que le enviara a las autoridades del gobierno.

Los problemas eran varios: si bien el 25 de Mayo de 1810 los criollos logramos gobernarnos por nosotros mismos, no declaramos la independencia respecto de España, pero comenzamos un período de batallas y afrontas conocidas como Guerras por la Independencia.

Dichas batallas en realidad generaron gran confusión, ya que los revolucionarios de mayo habían alcanzado el gobierno del Cabildo asegurando lealtad al rey español Fernando VII y afirmando que sería un gobierno provisorio hasta su retorno al trono, pero el verdadero propósito era la libertad de los pueblos.

Durante 1811 y principios de 1812 nuestros soldados combatían con los europeos usando el pabellón español, lo cual era una brutal contradicción. Ante esta situación, y conociendo los verdaderos planes de independencia, Belgrano le escribe al Triunvirato reclamando el uso de un distintivo patrio propio y la respuesta obtenida fue la aprobación para el uso de una escarapela que debía tener los colores blanco y azul-celeste, ya que estos eran los utilizados por la familia real.

Belgrano fue más allá y decidió confeccionar un paño con estos colores, y para hacer propio este símbolo le pidió a sus soldados que le juren lealtad presentando a la que hoy es nuestra Bandera como un elemento de Independencia, Libertad y Soberanía. Este fragmento forma parte de la comunicación que le envió al gobierno nacional:

Excmo. Señor,

En este momento, que son las seis y media de la tarde, se ha salva en la batería de la Independencia, y queda con la dotación competente para los tres cañones que se han colocado, las municiones y la guarnición.
He dispuesto para entusiasmar las tropas y á estos habitantes, que se formen todas aquellas, y las hablé en los términos de la copia que acompaño.
Siendo preciso enarbolar bandera, y no teniéndola, la mandé hacer blanca y celeste, conforme á los colores de la escarapela nacional: espero que sea de la aprobación de Vuestra Excelencia.

Rosario, 27 de febrero de 1812. Excmo. Señor,

Manuel Belgrano.

 

 

 

Anuncios

¡A abrigarse!

resfriado 2018

Reglas para abrigarse:

Hay una regla clásica que consiste en abrigarse por capas. En general tres. Una ajustada al cuerpo, la segunda más suelta y la tercera más grande y mucho mejor si es impermeable.

Por lo general las orejas, la nariz, las manos y los pies suelen enfriarse más rápido, por eso se aconseja proteger a los chicos con un gorro que cubra las orejas, guantes y unas medias abrigadas.

Además, tener la boca y la garganta cubiertas protege a los bronquios de una irritación causada por el frío.

Diferencias entre resfrío y gripe:

Los niños pueden contraer muchos resfriados cada año y por lo regular los adquieren de otros niños. Los síntomas principales son estornudos, secreción nasal, dolor de cabeza, goteo y congestión nasal, ojos llorosos, dolor o flema en la garganta, tos y cansancio. Un resfriado dura entre 3 y 10 días y se puede contagiar en la escuela.

El resfriado es distinto de la gripe, una infección viral más grave que muestra síntomas adicionales como fiebre en aumento, temblores y dolores musculares, aunque muchas personas confunden ambos términos.

El cuadro clínico de la gripe por lo general afecta a todo el cuerpo. Los síntomas del resfriado aparecen aproximadamente de 2 o 3 días después de que el niño entró en contacto con el virus, aunque podría tomar hasta una semana. Los síntomas afectan principalmente la nariz. Los más frecuentes son congestión nasal, carraspera y estornudos.

Los adultos y los niños mayores con resfriados generalmente tienen una fiebre baja o no tienen fiebre, mientras que los niños pequeños a menudo tienen fiebre de alrededor de 38 a 39º C.

Siempre es bueno ante la duda consultar con el médico para un adecuado diagnóstico.

Nuestros hijos pueden contraer un resfriado si por ejemplo una persona con un resfriado estornuda, tose o se suena la nariz cerca de él. O si él se toca la nariz, los ojos o la boca después de haber tocado algo contaminado por el virus, como un juguete o la manija de una puerta.

Un virus del resfriado se propaga a través de diminutas gotitas aéreas que se liberan cuando una persona enferma estornuda, tose o se suena la nariz.

Por ello es muy importante lavarse siempre las manos después de sonarse la nariz, después de cambiar pañales o ir al baño, antes de comer y antes de preparar alimentos.

Es conveniente desinfectar el ambiente limpiar las superficies de contacto común como canillas, manijas de las puertas y colchas para dormir.

También es recomendable el uso de alcohol en gel u otros desinfectantes de manos instantáneos y el uso de pañuelos de papel en lugar compartir toallas de tela.