El portafolio, una forma creativa de evaluar

termina-el-ano

La vocación de un docente se ve reflejada en la alegría que sienten por el trabajo y los logros de sus alumnos. Un ejemplo de esto son sus cuadernos, ya que a través de ellos podemos apreciar la evolución personal de cada niño y niña.

Al volver a mirar esos trabajos que fueron realizando a lo largo del año los niños recuerdan y comentan las situaciones en las que participaron durante la clase. Muchos de ellos pueden identifican la evolución a lo largo del tiempo en sus dibujos y trazos.

En algunas escuelas o en ciertas áreas o niveles, es habitual realizar portafolios. El mejor  ejemplo es el del nivel inicial.

¿Qué es un portafolio? ¿Para qué sirve? ¿Quiénes lo realizan?

Los portafolios son una forma de hacer evaluaciones formativas, de proceso. Consiste en una compilación de evidencias acerca de los mejores trabajos de los estudiantes, los cuales se van recolectando en un período de tiempo.

Es una manera de observar el proceso de aprendizaje del alumno, incentivándolo a identificar sus mejores tareas y desempeños y motivándolo a reflexionar acerca de por qué cree que las hizo bien, qué les cambiaría, cómo la mejoraría la próxima vez.

También se plantean metas y objetivos. De esta manera se pone especial interés en el proceso, en el recorrido desde un cierto punto de partida hasta el momento de la realización del portafolio. A diferencia de las evaluaciones sumativas, que ponen a prueba al estudiante en un determinado momento, que evalúan un producto, aquí se hace hincapié en el proceso, se trabaja la metacognición y se invita al protagonista a documentar sus prácticas, a dejar asentados sus trabajos.

Las evidencias van desde actividades resueltas, videos, fotos, imágenes, descripciones, minutas de reuniones, resúmenes, informes, esquemas o mapas conceptuales, presentaciones en PPT, etc.

Los portafolios pueden hacerlos los estudiantes y también pueden hacerlos los maestros en relación con su práctica o cualquier persona que quiera mostrar sus avances o progresos en el ámbito laboral o personal. Es una forma de autoevaluación, una reflexión, una forma de seguir mejorando proponiéndose metas y objetivos a cumplir.

Una actividad interesante posterior al portafolio es compartir los trabajos, realizar una muestra. Aquí se puede invitar a que otros miren las producciones y cada uno describa sus evidencias. Al ser una evaluación que focaliza en los aspectos positivos, en identificar las mejores tareas, el compartirlo también genera satisfacción y eleva la autoestima de todos los niños, ya que cada uno mostrará logros que son significativos para sí mismo. Un ateneo de buenas prácticas entre docentes invita a contagiar buenas ideas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s