¡Alerta: niño suelto corriendo por la calle!

nino-entre-autos

Es muy común que los más chiquitos salgan del jardín con ganas de correr con sus amigos, jugar un ratito más en la vereda, empujarse y conversar. Los adultos, entre un saludo con una mamá o el maestro, puede pasar ver que  el niño se aleja corriendo. ¡Alerta!

Por el desarrollo físico y psíquico, característico de la edad, lo más probable es que los niños sean imprudentes en la vía pública. Es por eso que los mayores son quienes deben velar por la seguridad, educándolos vialmente. El “efecto ejemplo” es clave en la formación del niño.

Aunque parezca raro, ya desde los 2 años es posible iniciar al niño en las reglamentaciones del tránsito desarrollando en él la conciencia de su participación en el fenómeno de la circulación y los riesgos existentes. ¿Cómo? A través de sus sentidos: que sus ojos vean mejor, que sus oídos oigan mejor. Percibir el medio ambiente e identificar las distintas situaciones peligrosas ayuda a prevenir.

La formación de hábitos y actitudes viales puede considerarse entre los 2 y 5 años, cuando el niño ha avanzado en su desarrollo psicomotor, social y afectivo. Ya puede caminar con seguridad, sus sentidos están suficientemente desarrollados y ya perciben y comentan las conductas de los conductores o peatones. ¡Igualmente, esto no quiere decir que puedan manejarse solitos por la calle! Porque a esta edad también quieren comenzar a experimentar lo prohibido hasta entonces, no distinguen bien entre lo que ven realmente y lo que se presenta, y suelen actuar de manera inmediata, audaz, espontánea e imprudente.

Entonces… ¿qué le podemos enseñar los papás a los niños de esta edad? Conductas muy simples, sin detenerse en la teoría de la norma ya que esto excede la capacidad de entendimiento del niño.

Que los niños deben ir siempre de la mano.

Que hay que cruzar cuando el semáforo lo indica por la senda peatonal.

Que antes de cruzar hay que mirar para ambos lados.

Que deben caminar entre el adulto y la pared.

A partir de los 5 años aproximadamente ya se puede comenzar con una enseñanza oral y con el mismo ejemplo mudo porque ya puede entender indicaciones simples sobre la circulación, reflexionar y asimilarlas.

¿Cómo le podemos enseñar a partir de esta edad?

Podemos pedirles que den su opinión frente a problemas de tránsito como ¿por dónde es conveniente cruzar? ¿Qué te parece que significa esa señal? ¿Qué pasa si se te cae la pelota en la calle y viene un auto? Y luego nosotros reforzar la respuesta con una explicación sencilla y adecuada a la edad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s