De camino a la escuela.

a-la-escuela

El medio de transporte que cada uno utiliza para llegar a la escuela se adecua a las posibilidades de los adultos, edad de los niños y madurez, al contexto que los rodea, a las experiencias vividas y hasta las propias inseguridades personales.

El camino presenta dificultades y aprendizajes. En él los chicos viven experiencias nuevas donde deben resolver en el instante, como un accidente, un paro de transporte, un extraño que les conversa… Por eso, todo aquello que nosotros los adultos les hayamos enseñado se pone en juego para darles mayor seguridad sobre cómo proceder en cada caso.

Cuando la escuela está cerca las dificultades son menores porque sólo basta con acercarlos caminando o mirarlos desde la puerta de la casa si hace falta. Llevarlos de la mano desde chiquitos es un modo de mostrarles nuestra protección ante algunas situaciones como la salida de autos en un estacionamiento o el final de la vereda.

Pero, cuando la escuela está lejos, se presenta un tramo donde, si no podemos llevarlos personalmente, debemos confiarlos a otra persona que a veces conocemos y veces no: el conductor de transporte escolar o del transporte público, un padre de otro alumno que lo pasa a buscar o el familiar que está desocupado que lo puede llevar.

Confiar en otro ya cuesta porque estamos delegando el cuidado de un hijo y mucho más cuando no lo conocemos. Por eso es bueno conversar con ellos sobre cómo les fue en el camino, cómo los trató el conductor, los otros niños o las personas con las que viajó. Luego el tiempo ayudará a relajarse un poco.

Si se van solos, debemos confiar en ellos mismos y su madurez para comprender los peligros de la calle. Si tenemos suerte de encontrar un compañero que viva cerca y sea responsable como él, mucho mejor. Igualmente lo llenamos de consejos que nunca se acaban y al principio le pedimos que nos manden un mensaje al celular cuando ya llegaron para quedarnos tranquilos.

Finalmente es importante no transmitirles miedos ni dejarlos ir o volverse de golpe solos. Es bueno acompañarlos las primeras veces hasta que ellos se sientan cómos y seguros y de a poco ir soltando las riendas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s