Escuela contenedora.

escuelas contenedoras

La crisis económica y social obligó a la escuela a hacerse cargo de ciertas cuestiones, como por ejemplo, de las comidas, de entregar libros escolares, materiales, útiles, etc. Entregas que se realizan en forma gratuita sin demandar al beneficiario nada a cambio.

Asimismo, frente al contexto adverso que rodea muchas veces a los niños y jóvenes, la escuela se presenta como el lugar “seguro” que los protege de la violencia, la inseguridad, las bandas delictivas, las drogas, el alcohol, etc. proponiendo variedad de actividades como talleres, apoyo escolar, jornada extendida que promueven la extensión del horario escolar y dilatan la vuelta a casa.

Los contextos familiares también han cambiado y hay padres que tienen que salir a trabajar y vuelven tarde, tarde también para compartir y acompañar las trayectorias escolares de sus hijos. Muchos niños vuelven de sus casas y están solos. A falta de adultos, muchos tienen responsabilidades de todo tipo y no tienen tiempo o no saben cómo organizar sus tareas escolares.

¿Se modifica el rol del docente en esta escuela contenedora?

La ayuda del docente al alumno, así como la importancia de la relación interpersonal y el afecto están presentes desde los inicios de la formación docente. Similar a una obra de caridad, donde la tarea es un bien que se realiza desinteresadamente. La ayuda al alumno y la vocación docente son conceptos arraigados a este inicio de la profesión docente.

Junto con lo anterior, la función de la escuela era llevar cultura, disciplina y contenidos mínimos a la heterogeneidad de habitantes que poblaban nuestro suelo. Conservar las tradiciones y formar futuros ciudadanos era remuneración suficiente para todo aquel que tuviera en sus manos esta “misión”.

Es decir, tanto la transmisión cultural como especificidad de la función educativa, como la ayuda del docente al alumno, son aspectos que no pueden descuidarse, que tienen que estar presentes en cualquier proyecto educativo, con matices y considerando el contexto. Pero ninguna puede quedar relegada, ninguna puede sobre estimarse, un sano equilibrio evitará el riesgo de mantener y sostener una “escuela contenedora”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s