Para docentes: La lechuza, la lechuza hace…¡shh!

silencio

Si bien mantener una clase en silencio es un gran desafío, es posible. Los maestros solemos pedir cada cinco minutos:”chicos, hagan silencio”. Pero, ¿nos da resultado? Otras veces utilizamos los aplausos y con los más chiquitos canciones como: tapa tapita tapón, cierra la boca, ya estoy. Pero, ¿por qué buscamos que los niños hagan silencio? Educar a los niños para que desarrollen estrategias de autorregulación y comprendan que mantenerse en silencio respetando el turno de hablar, es un ejercicio de respeto hacia los demás que favorece la convivencia y fomenta la escucha, la reflexión y el aprendizaje, es uno de los hábitos más importantes para desarrollar una buena dinámica de grupo e individual.

¿Todos los niños pueden hacer silencio con facilidad? Sin duda cada etapa del niño es distinta y es por eso que a los niños pequeños les resulta muy difícil mantener el silencio durante una actividad o en la clase. Cuando uno tiene la posibilidad de compartir un tiempo con ellos solemos observar que todos quieran hablar, comentar o decir algo y, por lo general, este impulso de expresarse se manifiesta en gritos y barullo incontrolable y continuo. ¿Por qué a los niños pequeños les cuesta tanto hacer silencio?

Las características de la etapa de desarrollo por la que pasan explican esto:

• Están inmersos en un momento clave del desarrollo del lenguaje y de la comunicación, acaban de adquirir una herramienta poderosa: el lenguaje. Sus ganas de expresarse no tendrán límites, y es normal que tengan necesidad de hablar y de expresarse.
• Presentan un pensamiento egocéntrico y es por eso que les cuesta ir más allá de ellos mismos, por lo tanto se preocupan más por hablar que por escuchar a los demás.
• Se encuentran en pleno desarrollo moral y eso hace que les cueste entender el sentido de las normas y las suelen entender como una obligación. Es importante hacerles ver que las normas tienen un sentido y qué son importantes para la convivencia.

¿Qué debemos hacer para mantener una clase en silencio?

Para mantener una clase en silencio es importante establecer la norma y lograr que los niños se comprometan a cumplirla. Para eso es importante que comprendan el sentido de la norma y que aprendan a valorar el silencio como forma de respeto, de reflexión y de aprendizaje. ¿Cuáles es el objetivo de que los niños hagan silencio? La finalidad del silencio en nuestros alumnos es que desarrollen estrategias que les permitan autorregular su conducta y puedan respetar así los momentos de silencio y los turnos de palabra.

¿Qué estrategias podemos utilizar para que hagan silencio?

• La señal del silencio: la mayoría de los niños comprende y aprehende mejor las cosas a través de las imágenes es por eso que una de las estrategias que podemos utilizar son carteles para indicarles qué se puede hacer en ese momento. Esto no solo los ayuda a comprender mejor sino también que los ordena. Además de colocar el cartel que señale el momento de silencio es bueno explicarles porque en ese momento pedimos que lo hagan esto ayudará a que los alumnos encuentren una razón y no crean que es por un mero capricho.

• Los juegos del silencio: a los niños les encanta jugar es por eso que utilizar el juego como una estrategia para hacer silencio suele ser muy eficaz. ¿Qué juegos podemos realizar?
-1,2,3 silencio. En este juego vamos a permitir que los niños griten, se muevan, comenten, con o sin sentido. Todos a la vez, sin entendernos. Pero deberán estar atentos a la instrucción 1,2,3 silencio. Cuando escuchen la instrucción todos deben mantenerse en silencio.
-La maestra dice. En este juego vamos a ir dando consignas de cosas para hacer, cuando llegue la consigna de hacer silencio el juego termina y los chicos para no perder deberán quedarse callados.

• La música: poner música para que nuestros alumnos trabajen en silencio ayuda mucho ya que la melodía de las canciones los ayuda a relajarse y no tener la necesidad de hablar.

• Momentos de expresión: es importante que les demos un momento para que puedan expresarse. Podemos dejar un momento al comienzo de la clase para que, respetando el turno de palabra puedan conversar y contarse inquietudes o también dejarlos conversar durante determinadas actividades donde no consideremos imprescindible el silencio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s