Amigos invisibles, ¿una preocupación?

amigo imaginario

El amigo invisible es una creación de la mente de nuestro hijo. Por lo tanto, el amigo invisible solo existe en la cabeza de nuestro hijo, nadie más que él puede verlo y hablarle.
¿Cómo surge el amigo invisible en la mente de nuestros hijos? Surge como una extensión del yo, respondiendo a una necesidad de reafirmarse y conocerse. Esta necesidad es algo natural, todos los niños y niñas pasan por un proceso de desarrollo, donde tendrán que forjar su personalidad y reafirmar su yo, para lo cual emplearan diferentes estrategias. Una de estas estrategias es la de crear un amigo invisible
¿Por qué aparece el amigo invisible? El amigo invisible, aparece como respuesta a una necesidad en algún momento del periodo que va entre los 3 y 5 años. Cumple una función para el desarrollo de nuestros hijos, permitiendo reafirmarse y dar salida a sus conflictos. A esta edad los pequeños aún no son capaces de dar sentido al mundo que les rodea, para ello emplean el juego simbólico, simbolizan la realidad y crean así un mundo paralelo, una realidad paralela, que pueden controlar, y donde se sienten seguros.
Una vez pasada esta etapa y cubierta la necesidad, el amigo invisible desaparecerá de un modo espontaneo, sin que apenas nos demos cuenta de ello.
¿Qué beneficio le brinda a nuestros hijos un amigo invisible?
Permite exteriorizar su pensamiento, ayudando a formar ideas y comunicarlas a su amigo. Contribuye por lo tanto al desarrollo de la capacidad intelectual.
Favorece el desarrollo social. Permite entrenar situaciones de la vida cotidiana.
El amigo invisible, sirve de apoyo y consuelo para nuestros hijos, ya que ayuda al desarrollo de su autonomía.
Es una vía de escape para sus conflictos, miedos, frustraciones, etc.
Facilita el desarrollo de la inteligencia emocional: en el amigo invisible se colocan las propias emociones y esto favorece la comprensión de éstas.
Podemos comprender y observar los diferentes conflictos de nuestro hijo, a través del amigo invisible.

¿Cuándo debemos preocuparnos por la existencia de un amigo invisible?

Las investigaciones científicas demuestran que en la mayoría de los casos, tener un amigo invisible trae importantes beneficios como: mejorar la capacidad comunicativa y la empatía. En algunos casos este amigo invisible responde a necesidades que van más allá de las naturales en esta etapa del desarrollo, pudiendo ser causa de una necesidad afectiva sin satisfacer. En estos casos es conveniente consultar con un especialista:
-Si nuestro hijo se aferra tanto a su amigo imaginario que impide cumplir con las tareas y compromisos diarios.
-Si nuestro hijo ya no tiene amigos reales y deja de relacionarse con otras personas.
-Si notamos que nuestro hijo se ha vuelto retraído o cambia bruscamente su comportamiento.
-Si pasados los 8-9 años continúa con amigos invisibles.
¿Qué hacemos ante los amigos imaginarios?
Es importante entender que son parte del desarrollo evolutivo natural de nuestros hijos y surgen como respuesta a una necesidad normal. En principio no debemos alarmarnos. Con el crecimiento y la maduración desaparecerá de forma espontánea.
No hay que participar en sus conversaciones, ni estimular la creación de amigos imaginarios.
Tampoco debemos reprimir la existencia de los amigos invisibles. No es bueno retar, ni castigar a nuestros hijos por conversar o jugar con su amigo imaginario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s