Una mascota en casa

con mi perro

Existen numerosos estudios que señalan que los niños que crecen junto a una mascota logran desarrollar un mayor sentido de la responsabilidad ya que, al descubrir cómo el animal necesita de su atención y de sus cuidados se tornan más responsables y comprometidos. Una mascota en nuestros hogares también potenciará la capacidad de empatía y compasión de nuestros hijos. Muchos niños adquieren una mayor autoestima como consecuencia de su relación con el animal. Por otra parte, los niños con mascotas observan conductas biológicas que enriquecen su conocimiento del mundo animal y su entendimiento de lo necesaria que es la adaptación a realidades diferentes que luego se extenderá a futuras relaciones interpersonales.

Es lindo resaltar que las familias con mascotas suelen pasar más tiempo juntas, interactuando con sus animales de compañía, realizando actividades, ya sean de juego o de cuidado. Esto también genera que los niños que tienen mascotas potencien su desarrollo del lenguaje mientras le hablan al animal y también favorecen su capacidad de lenguaje no verbal al observar comportamientos que poseen significados concretos.

Algunos expertos han detallado algunos beneficios que traen consigo tener un perro en nuestro hogar. La experta Rebeca Weil (*), detalla estos 5 beneficios:

 Comunicación: Los niños aprenden las señales sutiles que sus mascotas utilizan para indicar sus sentimientos. Más tarde, pueden aplicarse esta lección a la interacción humana porque ellos están más atentos a la importancia de la postura del cuerpo.

 Empatía: Los niños a menudo tienen curiosidad por las emociones que sienten sus mascotas. Esta curiosidad se extenderá a los demás. “Los animales ofrecen una vía para que los niños exploren su curiosidad”, explica Weil. “Para un niño, la curiosidad puede conducir a la esperanza y a un mayor compromiso con el mundo que les rodea.”

 Cultivar habilidades: Supervisados por adultos, los niños aprenden a cuidar de otro ser viviente y a disfrutar de mantener a la mascota sana y feliz.

 Confianza: Los niños son evaluados constantemente. Se los califica por su comportamiento, sus resultados académicos, su rendimiento deportivo. Esto es especialmente así con los niños de la escuela secundaria. Las mascotas no tienen tales expectativas; están encantados de que el niño pase tiempo con ellas. “Las mascotas dan a los niños un sentido de aceptación incondicional”, dice Weil. “En la relación con las mascotas no hay calificaciones ni juicios de ningún tipo.”

 Adaptación al cambio o “resiliencia”: los niños que atraviesan experiencias traumáticas a menudo las conllevan mejor cuando tienen una mascota a su lado. Weil, “La soledad es muy peligrosa para los niños”, dice. “Tener un compañero animal puede hacerlos sentir parte de algo.”

Otro beneficio importante y que solemos observar cotidianamente es el del cariño. Ese cariño que siente el niño hacia el animal, y el animal hacia el niño, especialmente si se trata de los perros o los gatos que, por lo general, siempre están cerca de sus amos, acompañando a los niños en sus juegos.

(*) Rebecca Reynolds Weil, terapeuta ocupacional y Directora Ejecutiva del programa “Animales como intermediarios (AAI), con sede en Massachusetts”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s