LA RELACIÓN ENTRE HERMANOS: UNA RELACIÓN DE POR VIDA

hermanas enojadas

Como padres queremos lo mejor para nuestros hijos y es por eso que muchas veces las peleas entre ellos nos entristecen y nos enojan, ya que nos gustaría que pudieran tener y forjar una buena relación desde pequeños.

A continuación te acercamos 10 consejos para poner en práctica y favorecer la relación entre hermanos:

1. Evitemos comparar a nuestros hijos. Cada uno de nuestros hijos es único. Está en nosotros ser capaces de ver que tiene de especial y hacérselos notar. Esto generará confianza y seguridad en cada uno y evitará que se comparen entre ellos.

2. Construyamos el espacio para que nuestros hijos puedan hablar de sus sentimientos. Es lindo que sientan que en la familia es lugar donde podemos expresar nuestros sentimientos, ya que es allí donde nos sentimos capaces de manifestarnos como somos; por eso nuestros hijos deben sentirse cómodos expresando lo que sienten.

3. Escuchemos sus quejas. Es importante tener paciencia y poder escuchar lo que les pasa para que sientan que los comprendemos y entendemos.

4. Pasemos un rato a solas con cada uno de ellos haciendo algo que les guste mucho. Es importante poder tener un momento especial para compartir con cada uno de ellos sin tener que “compartirnos” . Esto no solo favorece nuestro vínculo con cada uno de ellos sino que también ayuda a apaciguar los celos.

5. Es bueno que les enseñemos que la relación entre hermanos los enriquece y los llena de bienestar. Es por eso que debemos enseñarles a convivir, buscando la unidad para conseguir la armonía.

6. No es bueno actuar como jueces. Ante alguna pelea entre hermanos, si actuamos como jueces, ellos suelen tener la sensación de que un hijo es bueno y otro hijo es malo. Los niños tienen que aprender a llevarse bien unos con otros y este proceso comienza en casa. Es por eso que a la hora de intervenir en una pelea podemos preguntar qué fue lo que paso, qué dijo uno, qué el otro, por qué reaccionaron de determinada manera, cómo podríamos haber reaccionado, cómo podríamos solucionarlo. Cuando les enseñamos cómo resolver conflictos entre ellos, les estamos enseñando también cómo resolverlas con sus amigos.

7. Felicitemos a nuestros hijos por llevarse bien. Esta es una estrategia muy poderosa para educar el comportamiento de nuestros hijos. Muchas veces ignoramos a nuestros hijos cuando se llevan bien y les gritamos cuando comienzan a pelear. De esta manera, sin quererlo, resaltamos el mal comportamiento e ignoramos el bueno.

8. Busquemos situaciones que disfrute toda la familia. Pueden ser deportivas, culturales, recreativas, etc. Pensemos, organicemos y programemos todos juntos. Esto favorece el diálogo y la comunicación entre la familia e incluso ayuda a conocer un poco más sobre los gustos y preferencias de sus miembros.

9. Propongamos les un lugar y un espacio donde puedan hablar entre ellos. Las palabras son esenciales para expresar lo que sentimos. El hecho de que hablen les permite a los hijos entender que se puede solucionar un problema dialogando y sin gritar. Dar la oportunidad a nuestros hijos a que hablen, den su opinión y dialoguen entre si es importantísimo para que logren una mejor relación.

10. Es de gran importancia estar atentos a no poner calificativos a nuestros hijos. La interiorización que cada uno hace de los papeles que desde chicos les asignamos puede perjudicar la relación entre hermanos. Muchas veces lejos de hacerlos crecer como compañeros, sin darnos cuenta, estas diferencias hacen que crezcan como rivales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s