¿Felicidad o facilidad?

felices

Lograr que nuestros hijos sean niños felices es una de nuestras principales metas como padres, aunque no siempre sea una tarea fácil ¿no?. Nosotros somos los primeros educadores de nuestros hijos y por ello, nos sentimos los principales responsables de su felicidad. Sin embargo, muchas veces debido a las exigencias diarias que tenemos, solemos brindarles la felicidad a través de premios, golosinas, juguetes o simplemente facilitándoles aquello que deseen. Muchos de nuestros hijos se sienten felices cuando obtienen lo que quieren en el momento que quieren y no cuando se esfuerzan por conseguir o lograr algo. Para muchos de ellos la felicidad resulta casi un sinónimo de facilidad. Por eso, cuando las cosas se dan con facilidad ellos están felices. ¿Será correcta esta ecuación?
¿Esto es lo que los hace verdaderamente felices? ¿Qué hace feliz a nuestros hijos? Son muchas las cosas que pueden hacer feliz a un niño, sin embargo ¿cuáles son las que le generan verdadera felicidad? En la práctica observamos que estar despreocupado, sentir seguridad y tranquilidad, sentirse querido y comprendido y estar acompañado, pueden ser algunas de ellas.
Como padres y principales promotores de la felicidad de nuestros hijos muchas veces sentimos la necesidad de ayudarlos a aprender a ser felices. Pero, ¿Cómo ayudarlos? Estas son algunas actitudes que nos han comentado y que podemos trabajar con nuestros hijos para potenciar su felicidad:
• Dar las gracias. La gratitud favorece la estabilidad mental y enriquece el crecimiento de los niños. Así nuestros hijos valorarán más lo que tienen y a su entorno.
• Ser positivo. Si los educamos en un entorno positivo serán más seguros y creerán más en sí mismos. Tendrán mayor control de su mente.
• No etiquetar. Debemos evitar rotularlos. Decirles “eres malo”, “eres llorón”, los predisponen a moldear su actitud para encajar en este perfil.
• Ser amable. Si nuestros hijos son amables experimentarán más satisfacción y energía, serán más cariñosos y agradables, y gozarán de aceptación social.
• No dramatizar. Debemos dar su justo valor a las cosas y a las situaciones. Debemos extinguir conductas como pegar, insultar o faltar al respeto.
• Logro personal. Nuestros hijos serán más felices si consiguen sus objetivos por sus propios méritos. Debemos animarlos en este sentido.
• Autonomía. Estimular la independencia de nuestros hijos, potenciará su autoestima, su seguridad y la confianza en sí mismos.
• Inteligencia emocional. Nuestros hijos deben aprender a controlar y regular sus emociones para resolver los problemas de manera pacífica. Esto les generará tranquilidad y armonía en su carácter.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s