Mandalas para observar, dibujar y pintar

La palabra Mandala proviene del sánscrito y significa círculo. Es una representación simbólica del universo, del cosmos, de la eternidad, según la antigua cosmología budista. Es un símbolo de sanación, totalidad, unión, integración y absoluto.

Está constituida por un conjunto de figuras y formas geométricas concéntricas; representa las características más importantes del universo y de sus contenidos. Las formas básicas más utilizadas son: círculos, triángulos, cuadrados y rectángulos.

Observar, pintar y dibujar mandalas con los chicos

Se puede meditar con mandalas a través de la observación de éstos. Este proceso puede durar entre tres y cinco minutos.

Se recomienda comenzar por pintarlos. Para ello, se escoge un modelo (para los que no cuentan con libros de mandalas para pintar pueden bajar e imprimírlos de internet), se selecciona los instrumentos (colores, marcadores, acuarelas por ejemplo), se instala en un sitio tranquilo, con música si se desea.

Hay técnicas variadas, todo dependerá del estado de ánimo y de lo que se desea que el mandala transmita. Si se necesita ayuda para exteriorizar las emociones, se deben colorear de adentro hacia fuera; si se desea buscar el propio centro, se  pintará de afuera hacia adentro.

El coloreado del mandala puede ser realizado por todo el mundo, niños o adultos que sepan o no dibujar y se pintará hasta que se considere que el mandala está terminado.

Para dibujar un mandala, debemos tener en cuenta su esquema básico: un círculo y cuatro puntos cardinales. Esta no es una regla estricta. En vez de un círculo su base puede ser un triángulo, un cuadrado, o un octágono.

Diseñar la propia mandala es una cuestión de creatividad. Se puede decorar con figuras geométricas, lunas, estrellas, el sol, flores, aves, paisajes, nubes, figuras geométricas… Todo dependerá de lo que cada uno tenga adentro para expresar en ese momento.

¿Para qué se utilizan?

Los mandalas pueden ser utilizados para la meditación porque fomentan la concentración de la energía en un solo punto.

Interactuar con ellos ayuda a curar la fragmentación psíquica y espiritual, a manifestar la creatividad y a reconectar con tu ser esencial.

Integrarlos a la vida te dará centro y la sensación de calma en medio de las tormentas.

Desarrolla de la paciencia y despierta los sentidos.

Mejora la autoestima ya aceptación.

Además se dice que dentro de una casa mejoran la captación de energía y crean un ambiente de armonía y balance.

En el negocio atraerá la abundancia y prosperidad.

Para la salud, te protegerá de las energías negativas del entorno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s