Mandalas en el aula

Los mandalas pueden constituirse en un elemento educativo en tanto que ayudan a fomentar y desarrollar la creatividad mediante el dibujo y la pintura, con un triple objetivo: desarrollar los sentidos y la capacidad de percepción; fomentar la iniciativa personal, y estimular la imaginación favoreciendo la libre expresión.

Su aplicación puede implementarse desde las diferentes áreas o momentos de la planificación:

1-    Como motivadores del aprendizaje

2-    Como medios de expresión a través del dibujo y los colores seleccionados

3-    Como medio de comunicación en tanto interpretan la realidad del niño, su mundo interior.

4-    Como un medio de producción donde desarrollan su motricidad fina y reflejan la evolución del pensamiento, desde lo más concreto hacia lo más abstracto y conceptual.

5-    Como una técnica de relajación frente a la posibilidad de expresar no verbalmente sus pensamientos y sentimientos de un modo ordenado y lógico.

Algunas actividades que podemos realizar desde el aula con mandalas son:

  • Pintar mandalas –desde el centro hacia fuera– con crayones, lápices, témperas y acuarelas de colores.
  • Decorar mandalas con brillantinas, papeles de colores o con pedazos de telas.
  • Recortar un círculo y dibujar en el interior con fibra negra, para luego colorear.
  • Punzar diferentes mandalas.
  • Permitir al niño que elija una mandala para colorear, entre una variada cantidad de selección y que luego escriba una breve descripción o redacción a partir del mismo.
  • Observar mandalas en libros y enciclopedias (dialogar acerca de los diferentes estilos.
  • Elegir un tema en particular: por ejemplo, la primavera. Y decorar mandalas en base al tema a abordar y sus características.
  • Realizar mandalas recortando un círculo de papel, plegándolo en cuatro partes y haciendo pequeños tijeretazos en los bordes y puntas. Al abrir los pliegues, se formará una mandala perfectamente simétrica.
  • Confeccionamos mandalas con texturas y relieves, utilizando plastilina o masilla.
  • Trabajar la simetría, pintando la mitad de un semicírculo de una hoja, y luego plegándola para ver el resultado final: un mandala.
  • Pintar un mandala grande de forma grupal, entre todos los niños y/o familias con algún material propuesto en clase.
  • Realizar un mural con todas las mandalas realizadas por los niños.

Es muy importante que seleccionemos mandalas acorde al nivel y la edad de los niños y luego que  realicemos las actividades en momentos adecuados, sin que el trabajo se vuelva forzado ni se dé rápido. Se aconseja que la actividad dure 30 minutos o un poco más y que estén acompañadas de música tranquila de fondo.

Libros recomendados de mandalas para niños

·           El libro mágico de los mandamagos (Lys García)

·           Primeros mandalas para colorear (Sutra Ress)

·           El circo de los mandalas (Esther Armada)

·           Colorín colorado los mandalas encantados (Gloria Falcon)

·           Mandalas para los peques (Marie Pre)

·           Mandalas para los niños (Laura Podio)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s