¿Qué significa formar parte de una comunidad educativa?

comunidad

La palabra comunidad ya nos está hablando de algo que es común, nuestro, que nos pertenece y que lo compartimos. Una comunidad es un espacio donde uno puede encontrarse con otro, vincularse, reflexionar, crecer y enriquecerse.

Formar parte de una comunidad implica una elección y una aceptación libre por la cual adherimos a determinados códigos que se encuentran implícitos en cualquier comunicación: el respeto, la tolerancia, la escucha, la ayuda, la buena disposición y la buena voluntad.

Hay diferentes tipos de comunidades, esto dependerá de las características generales que comparta el grupo. Cuando hablamos de una comunidad educativa, nos estamos refiriendo a un grupo de personas que forman parte, influyen y son afectadas por el ámbito educativo.

Esta influencia del grupo puede ser más presencial, como ser padre de tal alumno de ésta o aquella escuela o jardín; más indirecta como puede ser que nos veamos afectados por tener un local al lado de una escuela; o virtual, como en esta comunidad por la cual, sin conocernos personalmente, compartimos el deseo de acompañar el desarrollo y crecimiento integral de nuestros hijos o compartimos experiencias con otros docentes.

¿Qué situaciones benefician y pueden enriquecer a una comunidad educativa?

  • Unirnos para un fin solidario que promueva la comunidad educativa a la cual pertenecemos o prestando servicio a otro que lo necesita.
  • Asistiendo a las reuniones de padres,  comidas de ex alumnos, actos escolares o cursos de formación.
  • Dándonos a conocer. Esto puede ser a través de comentarios u opiniones, compartiendo experiencias vividas, sentimientos, alegrías o preocupaciones. A veces puede suceder que creemos que lo que pensamos no vale la pena y preferimos callar, olvidándonos que cada uno tiene mucho para dar al otro y que la diversidad sin duda enriquece.
  • Mostrándonos agradecidos con las personas que nos han influido positivamente en la vida escolar, ante las buenas acciones que han realizado otros por nosotros.
  • Respetando la opinión del otro y entendiéndola dentro del contexto que cada uno vive.
  • Dejando de lado preconceptos o el sentimiento de “temor ante el qué dirán” si pienso de una manera u opino de otra forma.

Cada comunidad educativa es un “pequeño mundo”.

Las comunidades educativas pueden ser grandes, tan grandes que a veces son pocos los que se conocen o se dan a conocer. Pueden ser chicas como una escuela rural, donde el vínculo y los lazos que la unen son muy fuertes y se vive con gran sentido de la pertenencia.

Sea cual fuera, lo cierto es que es mucho el tiempo que compartimos en una comunidad educativa y esta experiencia no termina al finalizar el secundario sino que con el tiempo volvemos a ingresar en ésa como ex alumnos,  o en otra como padres de alumnos, abuelos o hasta en un cargo dentro de la misma.  Así, las comunidades crecen y se enriquecen de la mirada de lo nuevo y de lo que fue, su historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s