Educación vial: un camino hacia la vida.

despacio escuela

La preocupación por el cuidado de la vida asociada a la seguridad vial, es el punto de encuentro de diversos actores. Si bien hay tareas, acciones gestionadas que competen exclusivamente al Estado (como el mejoramiento de los caminos y de la señalización; los efectivos controles y sanciones a infractores, entre otras), también hay una dimensión subjetiva, actitudinal y cultural, sobre la cual es necesario trabajar.

¿Cómo prevenir más accidentes? A través de la educación sistemática de los pilares principales de acción pública, es decir a través de la educación vial.

¿Desde qué enfoque propone el documento trabajar la educación vial? Se pretende enfocar la educación vial en términos de educación para el transeúnte.

¿Quién es el transeúnte? Todos nosotros somos transeúntes: en tanto peatones, pasajeros o conductores. Y como ciudadanos que transitamos y tomamos decisiones cuyas consecuencias impactan en la vida personal y social. En este sentido, es conveniente preparar al ciudadano en las diferentes formas en que puede desempeñarse como tal, distinguiendo: la formación del peatón, la formación del usuario de transporte público de pasajeros y la formación del conductor de vehículos.

¿Por qué desde este enfoque? En la formulación más habitual de educación vial, se encuentran destacados los factores materiales o externos al sujeto, que hacen referencia o los sistemas que forman las “vías” o “caminos” y las reglas o normativas vigentes para la circulación. En la medida que sostenemos que la función de la escuela es formar al ciudadano, proponemos optar por un enfoque que haga explícito un claro énfasis en el usuario de la red vial, en quién transita, cualquiera sea el medio o la forma que utilice para desplazarse.

Por ello pensar en la educación del transeúnte es una invitación a ocuparse de las condiciones subjetivas que contribuirían a que la experiencia del tránsito forme parte de la cultura de convivencia responsable y respetuosa, y a favorecer el desarrollo de ciudadanos capaces de mejorar la calidad de vida de la comunidad y buscar el bien común.

¿Cómo se integra esta propuesta en las escuelas? La educación vial como parte de la propuesta escolar se integra en un horizonte mayor: la formación del ciudadano. Un ciudadano que es capaz de tomar decisiones cuyas consecuencias impactan en la vida personal y social y, al mismo tiempo, un ciudadano que es actor capaz de participar en la redacción de normas, en la regulación del tránsito y en nuestra sociedad.

¿De qué manera es posible incluirlo en la propuesta curricular?

  • El área de Formación Ética y Ciudadana tiene entre sus objetivos el desarrollo de una moral autónoma y solidaria, en la cual las normas son respetadas por convicción y no por mera obediencia a la autoridad. En este marco el aprendizaje de las normas de tránsito puede resultar significativo si son presentadas como un producto de un consenso social para la convivencia y el bien común.
  • Desde el espacio geográfico histórico, pueden abrir el trabajo sobre:
  1. Espacios públicos e interactuar con la noción de vía pública, que se encuentra en la base de los aprendizajes para el tránsito y la circulación prudente.
  2. Comprender la presencia de signos y señales.
  3. Distinguir usos respetuosos de circulación y las diferencias entre los entornos rurales y urbanos, inmediatos y remotos.
  4. Analizar la variación y oportunidad histórica de las normas viales.
  • Desde la Educación para la salud se pueden trabajar las actitudes y los comportamientos seguros para la prevención de accidentes, para el cuidado y la preservación del bienestar de la vida en situaciones de tránsito.
  • Desde la perspectiva de la Educación para la convivencia y la ciudadanía se podría generar actitudes y compromisos responsables y respetuosos en el uso de las vías de tránsito, en tanto espacios de convivencia e interdependencia.
  • Desde la Educación abiental se pueden trabajar temas como la contaminación en las vías de circulación (contaminación sonora, visual, del aire).
  • Con Matemática  se pueden realizar trabajos estadísticos, preguntas de frecuencia, cantidad y volumen.
  • Desde la artística  la lectura de imágenes y señales sonoras. Para ellos se puede recorrer los procesos de producción de señales, codificando y decodificando mensajes con el lenguaje visual y/o auditivo. 

Por último les aconsejamos leer del mismo documento las propuestas concretas para trabajar este tema dentro del aula. Para los interesados pueden leer el documento entrando en este link:

http://www.me.gov.ar/curriform/publica/educacionvial.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s