La organización del almuerzo en el comedor escolar

comedor para posteo

Llega la hora del almuerzo y en muchos colegios el comedor se descontrola. Los chicos tienen hambre y comen desaforados,  para luego salir corriendo al patio con el postre en la mano. ¿Y si armamos un proyecto consensuado para la hora del almuerzo?  

En cada colegio el comedor se organiza de manera diferente. En algunos hay largas mesas o tablones donde se sientan los chicos de a grupos a comer de su propia vianda. En otros, los alumnos se sientan y son atendidos por el bufet o retiran su comida en bandejas por mostradores. A veces hay microondas para calentar la comida; a menudo, un kiosco que vende comida rápida como sándwiches de milanesa, panchos con papas fritas, empanadas, tartas y ensaladas.

Más allá de las diferencias del servicio, es común la falta de paciencia por parte de los chicos para recibir el plato de comida, la queja porque la comida está fría o porque le dieron pocas papas o porque se acabó la mayonesa, el griterío continuo o la falta de compañerismo en la mesa.

¿Qué les parece si diseñamos un proyecto juntos para que los chicos aprendan a comer en el colegio como si fuera en su propia casa? Armemos una guía.

Paso 1: Observar para identificar cómo comen los chicos, qué comen, qué hace falta mejorar. Estas preguntas pueden guiar la observación:

 

  • ¿Cómo se relacionan los chicos entre ellos mientras comen? (conversan, gritan, comparten, comen todo)
  • ¿Cuidan el mobiliario de la escuela como si fuera propio? (platos, vasos, jarras, mesas).
  • ¿Respetan las normas del comedor? (Puede ser sobre el uso del microondas, sobre cómo deben dejar la mesa al terminar, si comen bien sentados)
  • ¿Tienen buenos modales? (Esperan para levantarse, comen con cubiertos si la comida lo requiere, mastican con la boca cerrada, no hablan con la boca llena)
  • ¿Se alimentan bien? (Qué comen, cuánto y si lo que comen es sano)

Paso 2: Redactar los aspectos que se quieren mejorar a modo de objetivos.

Por ejemplo:

Que los chicos logren:

  • Respetar a sus compañeros de mesa.
  • Cuidar el mobiliario del comedor de la escuela.
  • Adquirir buenos hábitos alimenticios.
  • Mejorar los modales en la mesa.

Paso 3: Seleccionar responsables que dirijan, acompañen e implementen el proyecto.

Puede ser un maestro, el auxiliar de comedor, los cocineros, los ayudantes.

Paso 4: Diseñar e implementar una secuencia de actividades que van a ayudar a conseguir los objetivos propuestos.

Estas actividades se pueden realizar durante el horario del almuerzo, por eso es conveniente que sean cortas y que se puedan trabajar por mesas o sectores. Se pueden realizar semanal o mensualmente. Es conveniente que la duración de cada una, sea establecida previamente en un calendario. También deben procurar involucrar lo más posible al alumno, que este se transforme en el protagonista del proyecto.

Algunas actividades pueden ser:

1-   Presentar el proyecto a los chicos que almuerzan frecuentemente en el comedor y que estos propongan un nombre para ponerle. El más votado será el elegido.

2- Elaborar el reglamento del “buen comer”. Para eso se puede proponer que por mesa piensen algo que ellos crean necesario mejorar o que se debe cumplir. Luego unir todo lo propuesto y redactar el reglamento que puede quedar pegado en alguna cartelera.

3- Inventar el día del almuerzo silencioso. Armar una campaña que concientice a los chicos la importancia de hablar bajo en ambientes muy concurridos.

4- Nombrar a algunos alumnos de grados superiores como auxiliares en algunos momentos del almuerzo: de esta forma ellos podrán servir el agua de la jarra, alcanzar servilletas, calentar el plato de comida, etc.

5-  Confeccionar una tabla de la buena alimentación: que cada chico del comedor escriba lo que comió ese día en una tabla. Luego esta información puede ser presentada en un gráfico de barras. Así será posible analizar qué comen en general para luego reflexionar sobre la calidad del alimento.

Paso 5: Seguimiento y evaluación

Si bien estas actividades están previamente pensadas, es muy importante tener flexibilidad para poder adaptarlas a los cambios que requiera el contexto.

Pensar cómo vamos a querer evaluar los cambios es también muy importante. Para ello los chicos pueden diseñar y completar una encuesta.

Anuncios

Un pensamiento en “La organización del almuerzo en el comedor escolar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s