¿Cómo hacer para que mi hijo cuide sus útiles escolares?

foto para utiles

Todas las semanas nos encontramos con que a nuestro hijo le falta algo en su mochila: el lápiz negro, hojas en la carpeta, cartuchos, tijera, compás, el libro de texto, boligoma… ¿Es normal que “desparezcan” tantos útiles sin una explicación posible?¿Reponer lo que falta soluciona el problema?

Al comienzo del ciclo lectivo nos esforzamos por comprarles todo lo que se pide en la lista escolar. Queremos que empiecen su primer día de clases con la cartuchera bien completa, las carpetas con hojas y carátulas y cuadernos prolijamente forrados y con etiquetas. Pero ¿cuánto dura todo este despliegue?

A medida que van pasando los días empezamos a observar que faltan útiles en la cartuchera, que aparecen notas en el cuaderno de comunicaciones advirtiendo que nuestro hijo no pudo trabajar en clase porque no tenía el libro, que la carpeta está escrita en lápiz negro en vez de tinta y que hay hojas de carpeta con el nombre tachado de diferentes compañeros. Y entonces nos preguntamos…¿dónde están los útiles que compramos con tanto esfuerzo?

Cuando les preguntamos a ellos por lo que falta en la cartuchera o mochila suelen responder, por ejemplo, “que cuando volvieron del recreo ya no estaba”, “que lo dejaron en algún estante y ahora no está”, “que se lo pidió un compañero y no se lo devolvió” o “que lo llevaron para practicar en lo de alguien y se lo olvidaron”. El hecho es que ese objeto despareció y que con reponerlo no solucionamos el problema.

¿Qué podemos hacer para prevenir la pérdida de útiles escolares y que nuestro hijo se haga responsable de los mismos?

Ante todo es muy importante mostrarles a nuestros hijos que los útiles tienen un determinado costo económico y que los podemos adquirir gracias a nuestro trabajo y esfuerzo. Que vean que dejamos de comprar cosas para nosotros para priorizar que ellos tengan lo que necesitan es un buen ejemplo para que entiendan esto.

También es de gran ayuda que las primeras semanas de clase revisemos con ellos todos los días la cartuchera, los ayudemos a ordenar la mochila y verifiquemos que tienen lo que necesitan pero sin excesos (por ejemplo no recarguemos las cartucheras con 24 lápices de colores, fibras, lapiceras de color, etc. de forma tal de que si se pierden algunos de estos pueda usar otros en su reemplazo; el niño debe darse cuenta de los inconvenientes que le provoca la falta de uno de esos elementos.

Seguramente sea un poco engorroso estar controlando todo todos los días, pero si logramos formar el hábito en nuestros hijos, a las pocas semanas nos habremos olvidado de este tema. Una solución intermedia es destinar una hora de la tardecita del domingo para controlar que todo esté listo para la semana escolar y reponer lo que es imprescindible.

Ponerle nombre a los útiles ayuda a que sean devueltos. Esta actividad la pueden realizar los mismos chicos antes de que empiecen las clases. Es tan sencillo como escribir varias veces el apellido en un papel, recortarlo y colocarlo con cinta a cada útil o pegar etiquetas con nombre a cada libro y cuaderno. En el caso de que sean muy chicos y uno disponga de poco tiempo se puede colocar el nombre con marcador indeleble. Es fundamental que TODO tenga nombre para que el que lo encuentra pueda regresarlo.

Para que aprendan a dejar todo en un mismo lugar y después puedan encontrarlo sin complicaciones es aconsejable que tengan en su cuarto un espacio para este fin: cajonera, portalápices, estante, etc.. No es necesario que sea muy amplio, pero sí que esté fuera del alcance de hermanos más pequeños.

Otro típico faltante son las hojas de la carpeta. Las prestan, las usan para dibujar o escribir cartitas, o las tiran si se les rompen los espirales. Una buena técnica para prevenir lo anteriro, es numerarlas y ponerles el apellido de antemano para que sus dueños tomen conciencia de la cantidad que tienen.

Muchos chicos pierden sus útiles porque llevan más de lo necesario, de lo que se pide en la lista. Las cartucheras no cierran, y si no pierden cosas porque se les caen, tampoco se dan cuenta de las que les faltan. Así mismo, en la mochila llevan álbumes con figuritas, juguetes y revistas pero los libros del colegio los llevan en la mano. Debemos tratar de supervisar los excesos. Que lleven lo que precisan para aprender.

¿Qué podemos hacer cuando vemos que faltan útiles tan frecuentemente?

Un grave error que a veces cometemos es pensar que es inevitable que los chicos pierdan tantos útiles. Frente a ello, a principio de año, compramos materiales al por mayor y los guardamos en una caja. Cada vez que a nuestro hijo le falta algo, en vez de fomentarle que lo busque, le damos uno nuevo de la caja. ¿Cómo pretendemos después que ellos cuiden sus cosas si saben que ante la falta está la caja mágica?

Evidentemente es más fácil reponer que buscar. Por eso es muy importante exigirles antes de comprar que busquen entre las cosas perdidas del colegio, debajo del banco, en el fondo de la mochila o bolsillo del dental o en el casillero si es que cuentan con uno.

Insistir en que aprendan a buscar y que no se den por vencidos fácilmente sin duda los va  ayudar mucho en la vida.

Anuncios

2 pensamientos en “¿Cómo hacer para que mi hijo cuide sus útiles escolares?

  1. yo le marco las cosas pero todo los dias sin lapises ni goma yo ns q hacer hablo con las maestra pero tampoco saben q hacer si alguien tiene una respuesta me avisasn gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s