¿La televisión, también puede ser educativa?

oso en tv mejor para posteo

No cabe duda de que la principal función de la televisión es  entretenernos  y  mantenernos  informados  de lo que pasa a nuestro  alrededor y en el mundo, en este preciso instante.  Pero también, dentro de la amplia gama de canales de aire y de cable existentes, se ofrecen  cada vez con más frecuencia, algunos especialmente dirigidos a los niños. Estos persiguen un propósito educativo o expresan un alto contenido formativo.  A través de ellos los niños pueden conocer otras culturas, aprender manualidades o artesanías, ponerse en contacto con otros idiomas,  practicar canciones, y sobre todo,  enriquecer la experiencia de cualquier aprendizaje haciéndolo más ameno y ágil. ¿Quién no ha hecho zapping por originales y divertidos programas –incluso para los adultos- en los que se enseña  a los niños ciencia de forma entretenida a partir de experiementos caseros o a dibujar siguiendo ingeniosas instrucciones?

Más allá de los tradicionales embates en contra de los efectos en los niños de la “caja boba”, tal como se conoce a la TV, ¿podemos pensar entonces que la televisión utilizada en forma inteligente también educa?

Las opiniones son diversas. En todas las épocas la televisión enseñó. Quizás no concordaban sus contenidos con los difundidos por los maestros y profesores en las escuelas, pero sí enseñaban cuál era el pensamiento social ante un determinado tema, las tendencias culturales o las costumbres más sobresalientes.

Algunos consideran que décadas atrás la televisión era más formativa porque había programas que resaltaban valores familiares y barriales o en los que los chicos eran premiados por sus saberes.

Por otro lado, también se ha aprovechado la llegada masiva de los programas de TV  para poder formar a la población en algún aspecto específico: por ejemplo, la prevención de enfermedades. En algunos países como en Brasil,  en los guiones de las novelas más vistas se han incorporado temáticas sociales en la trama ficcional a través de un diálogo en el que un personaje le aconsejaba a otro  cómo no dejar acumular el agua en los baldes para prevenir el dengue.

Lo cierto es que la información resulta más atractiva, especialmente a los niños,  cuando algún personaje descubre o explora algo nuevo en sus aventuras, o juega con sus amigos mientras realiza inventos. Algunos buenos ejemplos son: “Dora, la exploradora” o “Jimmy Neutrón”.

A su vez esta experiencia se vuelve sumamente relevante cuando en la escuela los maestros utilizan algunos de estos materiales (bien conocidos por los chicos) para explicarles algún contenido didáctico nuevo.

A nivel mundial esta tendencia se hace cada vez más común.  Y navegando en internet se pueden encontrar páginas web que recomiendan links de canales gratuitos donde se emite contenidos educativos (además de los ya famosos documentales) o videos educativos armados por los propios alumnos para explicar temas escolares.

De esta manera, podríamos afirmar que TV puede ser utilizada como un medio educativo, bajo la estricta supervisión de los padres y docentes.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s