El resfrío y la gripe

foto niño con fiebre

Diferencias entre la gripe y el resfrío

La gripe es una enfermedad infecciosa viral que está acompañada de un rápido incremento de la temperatura corporal -que suele mantenerse alta durante las primeras 24/48 horas-, dolor de cabeza intenso, síntomas de congestionamiento nasal fuerte, dolor muscular y síntomas de cansancio. Durante una gripe generalmente no tenemos ganas de comer y nos sentimos con muy poca energía; cuando cursamos una gripe solemos decir que nos duelen “hasta los huesos” y hasta nos volvemos sensibles a la luz. La gravedad de esta enfermedad está relacionada con las complicaciones que pueden sobrevenir si no se la trata adecuadamente, por ejemplo puede derivar en una neumonía.

Ante los primeros síntomas de gripe hay que consultar al médico para tener un buen diagnóstico y tratamiento. El reposo es fundamental, no solo para que el cuerpo se recupere sino para no contagiar.

El resfriado común también es una enfermedad infecciosa viral  del sistema respiratorio superior pero más leve,  que afecta a personas de todas las edades y que es altamente contagiosa. Los síntomas principales son estornudos, secreción nasal, dolor de cabeza, goteo y congestión nasal, ojos llorosos, picor, dolor o flema en la garganta, tos, cansancio y una sensación de malestar general. Es una de las enfermedades más comunes y suele desencadenarse ante cambios estacionales o de clima. Los síntomas generalmente se resuelven  en 7 a 10 días. La inhalación de vapor suele aliviar la congestión nasal y el catarro. Es fundamental usar pañuelos descartables y toallas separadas para evitar el contagio.

La Gripe A o H1N1

En el 2009 hubo una pandemia de Gripe A o H1N1. (Una pandemia es una epidemia global, incluye  los 5 continentes).  En 2009, en Buenos Aires, se suspendieron las clases en algunos colegios, se adelantaron las vacaciones de invierno y se suspendieron actividades sociales; todas medidas para evitar la transmisión del virus. La gripe A es una infección respiratoria aguda altamente contagiosa y fue causada por un nuevo virus de gripe. Los síntomas clínicos generalmente son similares a los de una gripe estacional y van desde infecciones asintomáticas hasta neumonías severas. Para más información sobre la gripe A mirá:  http://www.buenosaires.gob.ar/areas/salud/gripe_a/index.php

Contagio

La gripe y el resfrío  se contagian por el contacto directo con una persona enferma. Por las microgotas de la tos o el estornudo de personas infectadas. Al tocar superficies contaminadas como perillas de puertas, barandas de escaleras o canillas. Al tocarse los ojos, la nariz o la boca luego de estar en contacto con elementos o personas infectadas.

Las concentraciones de personas en medios de transportes, cines, o reuniones sociales facilitan la transmisión de los virus causantes de estas enfermedades.

La poca humedad ambiental aumenta las tasas de transmisión viral. Una teoría es que el aire seco provoca la evaporación de agua, lo que permite que pequeñas gotitas con virus puedan dispersarse a mayor distancia y permanecer en el aire por un periodo de tiempo más prolongado.

El descanso y una buena alimentación, son importantes para evitar los cuadros gripales y los resfríos. Además del abrigo adecuado al salir de casa.

Remedios caseros

Siempre ante la menor duda hay que consultar al médico pero si ya tenemos un diagnóstico profesional y estamos frente a un resfrío o una gripe normal y leve y queremos ayudar en forma casera acá te listamos algunos remedios han pasado de generación en generación y que son conocidos por muchas abuelas:

  1. Vaporizaciones con eucalipto. Se colocan hojas de eucalipto en un recipiente grande con agua muy caliente y se respira el vapor que sale. Se puede tapar la cabeza con una toalla para tratar de atrapar con la nariz la mayor cantidad de vapor posible.
  2. Té de Jengibre. Se corta la raíz del jengibre en finas láminas y se coloca en agua hirviendo. Se toma como un té.
  3. Infusiones  con limón,  no demasiado calientes para descongestionar y aliviar la garganta  y jugos de frutas para evitar la deshidratación.
  4. Miel. La miel es un expectorante natural, es útil para combatir las infecciones en la garganta.
  5. La sopa de pollo es un remedio tradicional, reduce la congestión y lubrica la garganta.
  6. Descanso. El cuerpo en reposo ayuda a que la recuperación más rápida.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s