Pintando con nuestros hijos

circulo cromático

 

Una actividad divertida es la de pintar con nuestros hijos, para ello, te recordamos cómo formar muchos colores a partir de los colores básicos.

El color es una percepción visual que se genera en el cerebro. El uso de ciertos colores impacta gradualmente en el estado de ánimo de las personas; también evocan  emociones. Algunas personas tienen un don natural para entender cómo está compuesto un color que ven y también la forma de combinar los colores para crear una combinación armónica. Pero para que todos lo logremos, lo que tenemos que repasar es la teoría del color, la que se puede aprender con facilidad.

Hay 3 colores básicos o primarios de los cuales parten el resto de los colores, estos son el amarillo, el rojo y el azul.

De la mezcla de amarillo y azul se obtiene verde, mezclando amarillo y rojo se obtiene naranja y mezclando azul y rojo se obtiene violeta.

El verde, el naranja y el violeta son denominados colores secundarios.

Ahora, miremos el círculo cromático. Los colores que están directamente uno frente al otro en el círculo cromático se denominan colores complementarios. Por ejemplo, el azul y el naranja son complementarios, el violeta y el amarillo también.

Los colores vecinos, por ejemplo azul, azul-verdoso y verde se denominan análogos.

El negro y el blanco son neutrales, no están en el círculo cromático, ya que son acromáticos. En pocas palabras, no son colores sino más bien las variaciones en la luminosidad y la oscuridad.

Para la pintura, los colores básicos son los primarios: el rojo, el azul y el amarillo, además del blanco y el negro. A partir de las combinaciones entre ellos, se pueden obtener todos los demás. El siguiente cuadro detalla -de un modo orientativo- las proporciones que se deben respetar para obtener colores como resultado de la mezcla de esos tonos básicos.

Verde: 1 parte de azul y 1 de amarillo

Marrón: 2 de azul, 2 de amarillo y 1 de rojo

Piel: 10 de blanco, 4 de amarillo, 2 de rojo, 1 de negro y una pizca de azul

Celeste: 4 de blanco y 1 de azul.

Rosa: 3 de blanco y 1 de rojo

Naranja: 1 de rojo y 2 de amarillo

Violeta: 5 de azul y 2 de rojo

Azul claro: 1 de blanco y 1 de azul

Turquesa: 5 de azul, 1 de amarillo y 1 de blanco

Ocre: 4 de amarillo, 1 de negro y pizcas de rojo y azul

Marfil: 1 de blanco, 1 de negro, 4 de amarillo y una pizca de rojo

Gris: 3 de blanco y 1 de negro

Pintar con nuestros hijos puede convertirse en una actividad muy divertida. Comencemos mezclando pequeñas cantidades de témpera sobre un plástico o recipiente pequeño hasta obtener el color deseado y confirmar las proporciones justas. Una vez obtenido el color lo podemos hacer más oscuro agregándole negro o más claro agregándole blanco. ¡Cuidado!, agreguemos de a muy pequeñas cantidades de negro ya que oscurece rápidamente el color.

¡Manos a la obra!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s