Cuándo la tarea para el hogar es significativa y necesaria para el proceso de aprendizaje

mejor haciendo la tarea para posteo

Uno de los temas que genera más controversias y opiniones dispares en las reuniones de padres es el de la realización y cumplimiento de las tareas fuera del horario escolar.

Un grupo de padres opinará que su hijo permanece demasiadas  horas en el colegio para seguir haciendo tarea escolar en su casa; por el contrario, otros defenderán acaloradamente  que una escuela que se precie de ser seria y enseñar “bien” debe obligar a los niños a realizar ejercitación diariamente; algunos admitirán que sus hijos se niegan sistemáticamente a hacer la tarea pedida o la postergan hasta último momento lo que genera siempre un clima de tensión y discusión en casa; por último, seguramente algunos papás y mamás no se atreverán a decir  que en realidad son ellos los que realizan la mayor parte de la tarea para que su hijo lleve todo terminado y saque buena nota.

Lejos de argumentar quién tiene la postura correcta o no, expondremos algunos objetivos que persigue la realización y cumplimiento de la tarea fuera del horario escolar.

La tarea para hacer en casa puede perseguir varios objetivos: consolidar un contenido que se haya desarrollado en clase, puede servir para automatizar un  proceso , para ampliar un tema visto, para investigar y poner en práctica un concepto, para ejercitar la memoria.

Pero más allá del objetivo puntual que se proponga el cumplimiento de una tarea para el hogar en el área de Lengua, Matemáticas, Ciencias Sociales o Naturales, en todos los casos tendrá el propósito común de generar hábitos y crear rutinas de trabajo, de acostumbrar al niño a revisar diariamente el cuaderno o carpeta, de delegarle parte de la responsabilidad en el proceso de aprendizaje, de ir dotándolo de autonomía y de despertarle la curiosidad por investigar.

Está comprobado que la tarea escolar no cumple una función significativa en el proceso de aprendizaje cuando su objetivo es la mera acumulación y repetición de ejercitación. No tiene sentido llenar hojas y hojas de ejercicios similares si no hay gradualidad en su complejidad y cuando sus consignas no despiertan algún interés en el niño.

Es un desafío para los docentes redactar o pedir  la ejercitación para el hogar de forma tal que el niño se sienta motivado para hacerla; por otro lado, es tarea de los padres, preguntarles diariamente a sus hijos si tienen tarea pendiente y si necesitan material especial para realizarla o completarla. Pero les corresponde, exclusivamente a los niños, su cumplimiento o realización, con errores y aciertos, con dudas y certezas, con respuestas completas, otras incompletas y algunas en blanco. De esa forma, el maestro podrá detectar qué aspectos y conceptos han sido aprendidos y cuáles debe volver a explicar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s