Enseñándole a cuidar el medio ambiente

yungas foto de vero

El medio ambiente es el entorno natural en el que se desarrollan los seres vivos -como los vegetales y animales- y donde se desenvuelve  la vida y comportamiento de los hombres: la sociedad, la cultura, la industria, las tradiciones.

Hoy el medio ambiente está en peligro y la principal amenaza es el cambio climático directa o indirectamente provocado por la actividad humana.

El “cambio climático” -según la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático- altera la composición de la atmósfera mundial y se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo comparables. Se trata del problema ambiental más importante al que se enfrenta la humanidad.

WWF – World Wildlife Fund (Fondo Mundial para la Naturaleza) define como cambio climático peligroso al aumento de la temperatura media de la superficie global por encima de los 2 º C

Según la Fundación Vida Silvestre Argentina, el cambio climático ya es un hecho real, más allá de cualquier incertidumbre científica. El aumento global promedio de temperatura ya se encuentra en los 0,8ºC (en relación a los registros del último siglo). Las principales causas han sido la quema de combustibles fósiles y los cambios en el uso de la tierra, que han liberado dióxido de carbono (Co2)y otros gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera, desde el inicio de la revolución industrial en el siglo XVIII. En consecuencia, ya enfrentamos pérdida de biodiversidad, derretimiento de glaciares, fenómenos climáticos extremos, acidificación de océanos, cambios en los hábitats, entre otros impactos. Estos efectos colaterales repercuten en las comunidades, afectando gravemente a 325 millones de personas, causando 300 mil muertes y generando pérdidas de US$ 125 mil millones por año, en todo el mundo. Las consecuencias actuales del cambio climático son severamente preocupantes, pero a una temperatura global promedio de 2ºC a 3ºC, los impactos proyectados serán aún más peligrosos e irreversibles.

Así, el ecosistema – cada área que comprenda una comunidad de seres vivos que tienen sus procesos vitales interrelacionados y que permiten su subsistencia en relación con el suelo, el aire, el agua y la luz-  se sentirá progresivamente afectada en alguna medida con el cambio climático.

Por eso un comportamiento ecológico permitirá proteger los recursos del medio ambiente para garantizar la subsistencia presente y futura de todos los seres vivos. El cuidado del medio ambiente y un comportamiento ecológico de preservación deben constituirse en la preocupación de la sociedad en su conjunto: familia, instituciones escolares , gobiernos nacionales y provinciales.

En esta edición vamos a tratar dos aspectos importantes: el ahorro de energía y el cuidado de la biodiversidad.

 

El ahorro de energía: la electricidad y el agua:

La energía a nivel mundial es escasa. Una buena práctica en el hogar es enseñarles a nuestros hijos a apagar la luz de los ambientes en los que no se necesita, en no dejar aparatos eléctricos encendidos y sin uso –ni siquiera en stand by ya que de esa forma continúan consumiendo energía-, en apagar las computadoras,  en reemplazar las lamparitas de filamento por las de bajo consumo, en utilizar cuando se pueda luz natural en lugar de artificial.

El agua dulce es un recurso no renovable si no se utiliza racionalmente por eso:

– Cerremos la canilla cuando nos lavamos los dientes y solo la abriremos al enjuagarnos.

– Al lavar los platos no dejemos el agua corriendo cuando los enjabonamos.

– Reguemos el jardín a la tarde o a la mañana temprano ya que las bajas temperaturas harán que el agua no se evapore tan rápido.

– Al lavar el auto no lo hagamos con la manguera abierta todo el tiempo.

– Arreglemos las canillas si gotean.

 

El cuidado de la biodiversidad:

La biodiversidad es la amplia variedad de seres vivos que hay sobre la tierra o en un área específica de ella como un bosque o una selva. Esos seres vivos, vegetales y animales interactúan entre sí para lograr un equilibrio vital; si por algún motivo alguna de las especies está en peligro, pone en peligro su ecosistema y por consiguiente el equilibrio y la supervivencia del resto de las especies de ese área.

En la práctica, expresamos nuestra preocupación por la biodiversidad cuando buscamos información acerca del origen de los alimentos que compramos o cuando elegimos una marca por el nivel de compromiso que la empresa tiene con la protección de los recursos naturales.

Enseñarles a los niños a respetar a los animales y a reconocer y a cuidar las especies de plantas y árboles es también otro paso en cuidado de la biodiversidad. Hacer un reconocimiento  de las especies de los árboles del barrio o de nuestro jardín o parque cercano, enseñarle a plantar y regar, a alimentar a una mascota y a cuidarla es enseñarle a convivir con la biodiversidad.

Realizar en vacaciones alguna visita a una reserva natural también es un excelente programa. Nuestro país se encuentra entre aquellos que poseen mayor cantidad de áreas protegidas, eco-regiones o parques nacionales. El área bajo control de Parques Nacionales comprende más de 33 áreas y más de 3 millones y medio de hectáreas, también posee 6 reservas naturales y 7 monumentos naturales como la Ballena Franca Austral en la región Patagonia o el Yaguareté en el Noroeste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s