¿Qué valor tiene el juego en la vida de nuestros hijos?

jugamos

¿Quién no ha deseado de niño tener más tiempo para jugar? Cuando éramos chicos no había mejor premio que el permiso de nuestros padres para ir corriendo al cuarto, patio o plaza para encontrarnos con nuestros juegos y juguetes o salir a andar en bicicleta por la manzana de nuestra casa.

La excusa para ir a jugar podía ser cualquiera, desde haber terminado de hacer la tarea, hasta haber ayudado a poner la mesa.

Podíamos entretenernos solos o con amigos y, cuando éramos muy pequeños, era maravilloso que nuestros padres o abuelos jugaran con nosotros.

Aún hoy, para los chicos jugar es una de las actividades más placenteras.

Seguramente, al observarlos pensamos que pasan mucho tiempo con la play station o la PC, y que sería mejor que hicieran algún deporte o interactuaran más con sus amigos. Lo importante no es el tipo de juego, sino EL JUEGO en sí mismo y que este no se convierta en adictivo.

La actividad lúdica es muy importante ya que por medio de ella se aprenden rutinas, reglas, turnos para intervenir con lo cual se ejercita la paciencia, se incorporan normas de convivencia, se experimenta tanto la sensación de triunfo como la de derrota alternativamente, se conocen nuevos amigos, etc.

En otros tiempos el JUEGO como actividad en sí misma, no era valorado ni analizado; de hecho, hasta podía ser considerado “una pérdida de tiempo”. Sin embargo, la psicología pudo usarlo como herramienta para investigar e interpretar conductas y, la educación, decidió rescatarlo como medio auxiliar para la transmisión de contenidos.

El juego es el lenguaje por excelencia de los niños. Ellos juegan por varias razones:

  • para entretenerse
  • para repetir una acción
  • para explorar su entorno
  • para expresar sus deseos, fantasías o temores
  • para compartir tiempo con otros,
  • por placer

El juego siempre tiene un sentido. Ya sea con una simple pelota o con el mejor dispositivo tecnológico, ayuda a exteriorizar diversas situaciones emocionales.

La actividad lúdica enriquece la imaginación, fortalece el lenguaje, mejora la creatividad, promueve el desarrollo de habilidades y estimula los sentidos.

Si vemos como espectadores el entretenimiento de nuestros hijos podremos conocer  cómo se relacionan con los adultos y con sus pares, qué rol ocupan en determinado grupo, si interpretan reglas y cuáles son sus gustos.

Dispongamos de un rato para jugar nosotros también, para ponernos en el lugar de los chicos, para pasar más tiempo con ellos y aprender a conocerlos, fortaleciendo nuestro vínculo afectivo .

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s